Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

8ª. Bienal de Berlín: “desprovista de exigencias”

El colombiano-canadiense Juan A. Gaitán es el curador de la 8ª. Bienal de Berlín de arte contemporáneo, que presenta un diálogo entre distintos artistas y culturas sobre temas como la lucha por la tierra y los recursos.Carmen 2
Juan A. Gaitán, curador de la 8a. Bienal de Berlin.

Juan Gaitán (1973, Toronto, Canadá) vive entre Berlín y Ciudad de México, dos metrópolis de fuerte producción artística, cuya influencia está marcada en la muestra por un equipo artístico de seis asesores, en el que figuran la colombiana Catalina Lozano y la mexicana Mariana Munguía. El común denominador de su equipo y de los 51 artistas y dos colectivos que participan en la 8ª. Bienal de Berlín es que, al igual que el curador titular, son peregrinos del mundo provenientes de América, Asia o África. Nacieron en un lugar y viven en otro, o alternan entre varias ciudades.
“Es una bienal ‘desprovista’ de exigencias regionales o de la obligación de entrar en un diálogo con la ciudad de Berlín. Veo la exposición como un diálogo entre diferentes artistas. Cada cual tiene una relación afectiva con su propia historia y con los movimientos históricos del lugar en donde viven y trabajan”, afirma Gaitán, en conversación con DW.
“Todas las categorías que tenemos para definir el mundo, desde ‘colonial’ hasta ‘globalización’ ya no alcanzan a describir las relaciones que tenemos con nuestra propia realidad. Coetzee dice que en donde uno esté tiene uno la responsabilidad de asumirse como sujeto histórico de ese lugar. La idea del internacionalismo no era lo más importante en el proceso; si de por sí se vive en Berlín conoce uno a mucha gente de otros lugares que coinciden en esta ciudad”.
0,,17771994_403,00Mariana Castillo Deball, Berlin Biennale.

Museos Dahlem
Considerada una de las grandes citas entre las bienales, la de Berlín cumple su 8ª. edición alejándose de los espacios alternativos y destartalados del Berlín post-unificación alemana que ocupó en ediciones anteriores. Con excepción de la antigua fábrica de papel que alberga ahora a la galería Kunst Werke (KW), en Mitte, sede oficial de la bienal, los espacios de exhibición se encuentran en la periferia.
El complejo de Museos Dahlem situado en la zona residencial en el suroeste de la Ciudad, sede del Museo Etnológico, famoso por sus espectaculares colecciones de arte africano, asiático y mesoamericano, alberga la obra de una treintena de artistas que exhiben en salas independientes. El tercer espacio es una residencia familiar conocida como Haus am Waldsee, que desde hace medio siglo es espacio de exposiciones de arte contemporáneo y es el punto de partida sugerido para hacer el recorrido por la muestra.
En el Museo Etnológico se exhiben los pictogramas de la colombiana Beatriz González, que advierten con signos que asemejan advertencias de tráfico, sobre personas que huyen de desastres naturales o de la violencia derivada de conflictos. Ahí se exhibe la obra de la artista nacida en Londres y criada en Colombia, Carolina Caycedo, que denuncia el impacto social y ecológico de una represa. Las piezas de la mexicana Mariana Castillo Deball, exploran la historia de la investigación arqueológica.
Wolfgang Tillmans,
Berlin Biennale.

Wolfgang Tillmans, Berlin Biennale.

Wolfgang Tillmans, Berlin Biennale.

Recursos naturales
Una de las líneas conductoras de la muestra es la alusión a los recursos naturales, a la lucha por la tierra, que parece ser una declaración política ante un conflicto que persiste desde los tiempos de la colonia.
“Eso se ve claramente en las obras de Carolina Caycedo en Dahlem, en la de Rosa Barba, en la de Wolfgang Tillman, también la de Irene Koppelmann. Es un tema que subyace en muchas obras claramente dentro de la bienal. La muestra tiene varias cuestiones que se sobreponen”, afirma Gaitán.
“Nuestra relación con la tierra la muestra la obra de David Zink Yi que trata sobre las minas de plata en el Perú. Al lado está la de Santu Mofokeng, tumbas de ancestros que han sido exhumados por las industrias mineras en el campo en Sudáfrica. También está la pieza de Shilpa Gupta que aborda la frontera entre Bangladesh y la India en donde hay una interrupción total de la comunicación entre personas derivada de esa situación fronteriza”.
Preguntado sobre los contrastes entre Ciudad de México y Berlín, Gaitán destaca la riqueza cultural de su ciudad adoptiva.“Tan sólo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene 24 museos. La cultura en el D.F. es realmente fenomenal. No existe ningún lugar que yo conozca con un número tan alto de museos activos. Sin embargo pienso que hay más gente trabajando en arte contemporáneo en Berlín que en México, a pesar de que la infraestructura en México es impresionante”.
DW RECOMIENDA
Fecha 10.07.2014
Autor Eva Usi

Deutsche Welle/Frontera Latina

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar