Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Critican como insuficiente publicación de hallazgo de arte en Múnich

Critican como insuficiente publicación de hallazgo de arte en Múnich
Pese a que las autoridades alemanas decidieron publicar una selección de los 1.400 cuadros hallados en Múnich, la decisión fue criticada por historiadores del arte, que la tildaron de insuficiente.
“El Gobierno publicó la lista de obras para descomprimir la situación”, criticó el historiador Willi Korte, especializado en el robo de obras de arte durante el nacionalsocialismo. El gobierno de Alemania fue criticado por mantener el hallazgo en secreto, porque a nivel internacional se comprometió a colaborar con la investigación sobre la procedencia y con la restitución” de este tipo de obras, apuntó Korte, que vive desde hace casi 30 años en Washington. “Pero lo único que hizo fue descomprimir la situación”, criticó.
El lunes, las autoridades judiciales alemanas anunciaron que publicarían 25 de las obras del histórico hallazgo en la plataforma lostart.de.
Obras de Chagall, Delacroix y Spitzweg, entre otros
Las 1.400 obras -entre ellas, de Marc Chagall, Eugène Delacroix y Carl Spitzweg- fueron
La vanguardia del arte durante la guerra
El misterio del arte robado por los nazis
El tesoro de Múnich: destino incierto
halladas en 2012. El gobierno conocía el hecho, pero la noticia fue revelada hace tan sólo una semana por la revista “Focus”.
Las obras publicadas en Internet, según explicó la secretaría de Cultura de Baviera, fueron seleccionadas porque disparan “fuertes sospechas de que existe un trasfondo de usurpación pautada por las persecuciones del nacionalsocialismo”.
Numerosas voces habían reclamado la publicación de las obras, halladas en manos de Cornelius Gurlitt, para que sus dueños legítimos pudieran presentar una solicitud de restitución. El padre de Gurlitt era un conocido coleccionista de arte que colaboró con el régimen nazi.
Sin embargo, pese a los reclamos, las autoridades alemanas a cargo subrayaron que el material estaba siendo evaluado por especialistas que estudiarían su origen. Según la fiscalía de Augsburgo, de las 1.400 obras, 970 deben ser estudiadas. En cambio 380 fueron rápidamente reconocidas como lo que el régimen nazi llamó “arte degenerado”, es decir, producciones que no se condecían con la imagen y los preceptos propagados por el nacionalsocialismo, y que por eso fueron erradicadas de los museos.
CP (dpa, afp)
DW.DE/FL.DE

Pese a que las autoridades alemanas decidieron publicar una selección de los 1.400 cuadros hallados en Múnich, la decisión fue criticada por historiadores del arte, que la tildaron de insuficiente.0,,17216984_303,00

“El Gobierno publicó la lista de obras para descomprimir la situación”, criticó el historiador Willi Korte, especializado en el robo de obras de arte durante el nacionalsocialismo. El gobierno de Alemania fue criticado por mantener el hallazgo en secreto, porque a nivel internacional se comprometió a colaborar con la investigación sobre la procedencia y con la restitución” de este tipo de obras, apuntó Korte, que vive desde hace casi 30 años en Washington. “Pero lo único que hizo fue descomprimir la situación”, criticó.

El lunes, las autoridades judiciales alemanas anunciaron que publicarían 25 de las obras del histórico hallazgo en la plataforma lostart.de.

Obras de Chagall, Delacroix y Spitzweg, entre otros

Las 1.400 obras -entre ellas, de Marc Chagall, Eugène Delacroix y Carl Spitzweg- fueron

La vanguardia del arte durante la guerra

El misterio del arte robado por los nazis

El tesoro de Múnich: destino incierto

halladas en 2012. El gobierno conocía el hecho, pero la noticia fue revelada hace tan sólo una semana por la revista “Focus”.

Las obras publicadas en Internet, según explicó la secretaría de Cultura de Baviera, fueron seleccionadas porque disparan “fuertes sospechas de que existe un trasfondo de usurpación pautada por las persecuciones del nacionalsocialismo”.

Numerosas voces habían reclamado la publicación de las obras, halladas en manos de Cornelius Gurlitt, para que sus dueños legítimos pudieran presentar una solicitud de restitución. El padre de Gurlitt era un conocido coleccionista de arte que colaboró con el régimen nazi.

Sin embargo, pese a los reclamos, las autoridades alemanas a cargo subrayaron que el material estaba siendo evaluado por especialistas que estudiarían su origen. Según la fiscalía de Augsburgo, de las 1.400 obras, 970 deben ser estudiadas. En cambio 380 fueron rápidamente reconocidas como lo que el régimen nazi llamó “arte degenerado”, es decir, producciones que no se condecían con la imagen y los preceptos propagados por el nacionalsocialismo, y que por eso fueron erradicadas de los museos.

CP (dpa, afp)

DW.DE/FL.DE

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar