Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Castillo de Heidelberg (Alemania): historia e información

En verano de 2012 hicimos una ruta en coche por Alemania. Tras pasar los primeros días del viaje en la Selva Negra, nuestro camino continuó en dirección norte con el objetivo de visitar el Castillo de Heidelberg, de principios del s.XIII. Heidelberg es una pequeña ciudad en el Estado de Baden-Württemberg conocida también por su tradición universitaria. De hecho, allí se encuentra la universidad más antigua de Alemania. A continuación os contamos algunas cosas sobre el Castillo de Heidelberg para que os animéis a visitarlo y tengáis toda la información necesaria. Quizá no invertiría en Heidelberg mucho más de una jornada, pero es una ciudad muy agradable y bonita que creo que merece la pena visitar, y no sólo por el castillo.

800x531xHeidelberg-Alemania-2.jpg.pagespeed.ic.Ysn62i6-ELCastillo de Heidelberg (Alemania)

Breve historia del Castillo de Heidelberg

Hoy en día el Schloss Heidelberg se encuentra parcialmente derruido, pero aún luce un imponente aspecto desde su privilegiada posición en la ladera del monte Königstuhl, a unos 80 metros sobre el Altstadt (casco antiguo). Se tiene constancia de su existencia desde 1225, época en que los Condes Palatinos renanos eligieron Heildeberg como ciudad residencial. A partir de ese momento, y hasta la Guerra de los Treinta Años (1618 – 1648), fue creciendo en reputación y sus ejemplares construcciones renacentistas lo convirtieron en uno de los palacios más importantes del Sacro Imperio Romano Germánico. Sin embargo, aquella guerra y otras posteriores (como la Guerra de los Nueve Años) marcaron el inicio de una etapa en la que el castillo sufrió numerosos daños y diversas reconstrucciones. Curiosamente, fueron dos rayos los que, en 1764, terminaron por reducirlo a ruinas y condenarlo al abandono.

Castillo de Heidelberg (Alemania)

800x531xHeidelberg-Alemania-16.jpg.pagespeed.ic.wSGmJKMqysPor suerte, el Romanticismo lo rescató del olvido. Personajes tan ilustres como el escritor Víctor Hugo o el pintor William Turner, fueron algunos de los muchos artistas que ensalzaron su encanto durante el s.XVIII. Gracias a este resurgimiento a través de las artes, las autoridades y personas notables de la zona empezaron a debatir sobre su futuro y a finales de aquel mismo siglo se restauraron unas pocas zonas y dedicaron muchos esfuerzos a conservar las ruinas.
La mejor forma de empezar a ver el Castillo de Heidelberg es alejarse de él. Desde la ciudad, recomendamos cruzar el río Neckar por el puente Ernst-Walz-Brücke hasta la orilla opuesta al núcleo urbano y desde ahí hacer un agradable paseo hasta el Alte Brücke, el precioso puente peatonal que aparece en las fotografías más típicas de Heidelberg. Desde esta zona tendréis una maravillosa panorámica del río, el puente y las ruinas. Una vez cruzado el puente, os podéis dirigir hacia la Karlsplatz, situada al pie del castillo, para tomar más fotos y admirar más de cerca el conjunto. Luego podéis optar por subir en funicular o a pie (datos prácticos al final). La entrada básica al castillo incluye el patio, la terraza, la gran barrica de vino y el Museo de Farmacia. Algunas estancias que hoy en día se usan para eventos (como la capilla y algún salón) se pueden visitar con guía pagando un precio extra.

Patio del Castillo de Heidelberg (Alemania)800x531xHeidelberg-Alemania-7.jpg.pagespeed.ic.euGeoTI5GC

Dentro de la visita básica, lo primero que encontramos es el estupendo patio, con las preciosas fachadas renacentistas de los edificios del complejo. Luego podemos optar por pasar a la terraza, quizá el plato fuerte de la visita por sus estupendas vistas sobre el casco antiguo y el valle del río Neckar. La visita al conjunto es corta y puede defraudar a los que tengan grandes expectativas, pero después de la terraza aún podemos ver algo impactante: la Großes Fass, una enorme barrica de vino con capacidad para 220.000 litros de líquido, lo que la convierte en el tonel de vino más grande del mundo.

Vistas desde el Castillo de Heidelberg (Alemania)800x531xHeidelberg-Alemania-9.jpg.pagespeed.ic.9RBVWzxqKV

Por último, podemos entrar en el pequeño, pero coqueto, Museo de Farmacia, que repasa la historia de la química y la farmacología con objetos de los últimos siglos. Y una vez terminada la visita en el interior del castillo no hay que dejar de aprovechar para pasear por el jardín exterior (el Schlossgarten) y los alrededores del castillo para contemplar las ruinas del Edificio Inglés y la antigua Biblioteca. Lo que desgraciadamente no podréis visitar es el Hortus Palatinus, un enorme jardín barroco que en su época fue considerado como la Octava Maravilla del Mundo, pero que nunca llegó a ser terminado y que fue destruido durante la época de guerras. Más allá del castillo, merece la pena pasear por el Casco Viejo, donde encontraréis la Universidad, calles peatonales adoquinadas, la Heiliggeistkirche (Iglesia del Espíritu Santo) y otras atracciones turísticas interesantes.

Iglesia del Espíritu Santo en Heidelberg (Alemania)
Castillo de Heidelberg: horarios, precios y más informaciónHeidelberg-Alemania-4

Horarios:
Abierto: L-D de 08 a 18.00h (17:30h última admisión)
Cerrado: 24 de diciembre a partir de las 13h y 25 de diciembre todo el día
Museo de Farmacia
Visitas guiadas en inglés y alemán cada hora
Precios:
Adultos: 6€ (funicular, Patio, Museo Farmacia, terraza y Barrica Gigante)
Reducida: 4€
Visita guiada interior: +4€

Desde Kornmarkt se toma el funicular (Bergbahn) hasta la primera parada. El precio está incluido en la entrada, pero si se prefiere se puede optar por subir andando por Burgweg (camino adoquinado peatonal, unos 10/15 minutos).

Web oficial: schloss-heidelberg.de
Info turismo: Heidelberg | Alemania

Pruden Rodríguez.

Fotos: (1,2,3,4) Castillo de Heidelberg (5) Iglesia del Espíritu Santo. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero/FL.DE

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar