Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Berlín: capital de creativos

Berlín: capital de creativos
Berlín es un imán para personas creativas con aspiraciones empresariales y se encuentran varios ejemplos de cómo a partir de una idea se fundó una empresa.
Los dueños del “Little Pop Machine”: Mariane Schwaderer y Christopher von Kretschmann.
Si uno se pasea por Berlín, llaman la atención los pequeños e individuales negocios. Están por todos los barrios del centro. La diseñadora de moda de Argentina Lucrecia Lovera conoció Berlín en el 2005 y enseguida se enamoró de la ciudad. “Berlín esta viva, es cambiante y abierta a lo innovador y sentí la energía para concretar mis sueños”, explica. Ahora, después de tres años y medio en Berlín, ella tiene su showroom donde vende y presenta su línea de moda. El estilo de sus diseños se caracteriza por una mezcla de urbanidad y artesanía. “Las colecciones han tenido muy buena respuesta por parte del público, y el showroom ha sido una excelente experiencia para invertir más fuertemente en una tienda en 2013”, dice.
Antiguos muebles con un toque latino
Un mueble pintado por los diseñadores chilenos.
Cerca del taller de Lucrecia Lovera se encuentra el negocio de Christopher von Kretschmann y Mariane Schwaderer, llamado “Little Pop Machine”. Los dos son chilenos y viven en Berlín hace más de cinco años. Venden muebles antiguos a los que dan un toque individual, artístico y humorístico, poniéndoles dibujos, colages o motivos impresos. “Fue un largo camino, pero ahora nos esta yendo súper bien con nuestro negocio”, explica Christopher von Kretschmann. Para los dos, Berlín es la mayor fuente de inspiración y, por el momento, no se podrían imaginar vivir o trabajar en otro lado. “Puede ser que no sea la mejor ciudad para vender, pero estando en Berlín, puedes vender en cualquier otro sitio de Alemania y eso lo estamos haciendo”, explica el arquitecto chileno. Una de las nuevas ideas de los chilenos es tener su propio mercado de diseño. El primero se realizó en diciembre del 2012. “Queríamos integrarnos más en nuestro barrio y eso nos resultó perfecto con nuestro mercado”, explica el chileno.
Libros como un puente
Margarita Ruby en “La Rayuela”, en Berlín.
Otra forma de integración es la base del negocio de Margarita Ruby, mitad española, mitad alemana, que vive en Berlín desde hace 15 años. Ella es dueña de la librería española “La Rayuela” en Kreuzberg, que se fundó en 2005. “La idea es hacer un puente entre diferentes culturas”, explica la madre de dos hijos. Su librería se dedica a hispanohablantes e interesados en la cultura española. Aunque no siempre ha sido fácil, ella está convencida de que montar una librería en otros sitios de Alemania y al mismo tiempo tener hijos, habria sido más difícil. “Berlín es una ciudad que está de moda, atrae a mucha gente y el propio negocio te da la libertad de decidir tu misma, cuándo es importante estar cerca de tus hijos o de tu negocio, que en realidad es como mi primera hija”, cuenta la española y se ríe.
“Berlín lo tiene todo”
Rebecca Lina y Laéna en el taller de “Elfenkind” en Berlin.
Rebecca Lina también es mamá de “dos” hijos: “Elfenkind” y Laéna. Ella creó la linea de moda para niños “Elfenkind” en 2009, un año después de que naciera su primera hija, Laéna. La actriz de Guadalupe un día cosió un pañuelo para ella y su hija, y con ellos llamaron mucho la atención en las calles de Berlín. Así hizo algunos más, que luego se vendieron por Internet. Ahora, años después, con una hija ya mas grande, “Elfenkind” es su fuente de ingreso más importante. “Berlín siempre me inspira, también es la capital de la moda, y estar al lado de marcas tan importantes berlinensas como “Lala Berlin” también me ayuda y me inspira diariamente”, explica la diseñadora.
Un diseño de Lucrecia Lovera.
La argentina Lucrecia Lovera por el momento está viajando por el norte de su patria para investigar el arte textil de los pueblos originarios andinos y luego incorporarlo en diseños contemporáneos. Los nuevos diseños los quiere realizar y vender en la capital alemana. “Berlín tiene todo, solo hay que estar abierto a recibirlo, y yo lo estoy”, explica la joven y lo deja claro: la capital tiene de todo, pero lo que más vale, es la propia motivación y el espíritu empresarial.
Autora: Carolina Machhaus
Editora: Emilia Rojas Sasse
DW.DE /FL

0,,16547880_401,00Berlín es un imán para personas creativas con aspiraciones empresariales y se encuentran varios ejemplos de cómo a partir de una idea se fundó una empresa.

0,,16547900_402,00 Los dueños del “Little Pop Machine”: Mariane Schwaderer y Christopher von Kretschmann.

Si uno se pasea por Berlín, llaman la atención los pequeños e individuales negocios. Están por todos los barrios del centro. La diseñadora de moda de Argentina Lucrecia Lovera conoció Berlín en el 2005 y enseguida se enamoró de la ciudad. “Berlín esta viva, es cambiante y abierta a lo innovador y sentí la energía para concretar mis sueños”, explica. Ahora, después de tres años y medio en Berlín, ella tiene su showroom donde vende y presenta su línea de moda. El estilo de sus diseños se caracteriza por una mezcla de urbanidad y artesanía. “Las colecciones han tenido muy buena respuesta por parte del público, y el showroom ha sido una excelente experiencia para invertir más fuertemente en una tienda en 2013”, dice.

Antiguos muebles con un toque latino

0,,16550052_402,00 Un mueble pintado por los diseñadores chilenos.

Cerca del taller de Lucrecia Lovera se encuentra el negocio de Christopher von Kretschmann y Mariane Schwaderer, llamado “Little Pop Machine”. Los dos son chilenos y viven en Berlín hace más de cinco años. Venden muebles antiguos a los que dan un toque individual, artístico y humorístico, poniéndoles dibujos, colages o motivos impresos. “Fue un largo camino, pero ahora nos esta yendo súper bien con nuestro negocio”, explica Christopher von Kretschmann. Para los dos, Berlín es la mayor fuente de inspiración y, por el momento, no se podrían imaginar vivir o trabajar en otro lado. “Puede ser que no sea la mejor ciudad para vender, pero estando en Berlín, puedes vender en cualquier otro sitio de Alemania y eso lo estamos haciendo”, explica el arquitecto chileno. Una de las nuevas ideas de los chilenos es tener su propio mercado de diseño. El primero se realizó en diciembre del 2012. “Queríamos integrarnos más en nuestro barrio y eso nos resultó perfecto con nuestro mercado”, explica el chileno.

Libros como un puente

0,,16547856_402,00 Margarita Ruby en “La Rayuela”, en Berlín.

Otra forma de integración es la base del negocio de Margarita Ruby, mitad española, mitad alemana, que vive en Berlín desde hace 15 años. Ella es dueña de la librería española “La Rayuela” en Kreuzberg, que se fundó en 2005. “La idea es hacer un puente entre diferentes culturas”, explica la madre de dos hijos. Su librería se dedica a hispanohablantes e interesados en la cultura española. Aunque no siempre ha sido fácil, ella está convencida de que montar una librería en otros sitios de Alemania y al mismo tiempo tener hijos, habria sido más difícil. “Berlín es una ciudad que está de moda, atrae a mucha gente y el propio negocio te da la libertad de decidir tu misma, cuándo es importante estar cerca de tus hijos o de tu negocio, que en realidad es como mi primera hija”, cuenta la española y se ríe.

“Berlín lo tiene todo”

0,,16547870_402,00 Rebecca Lina y Laéna en el taller de “Elfenkind” en Berlin.

Rebecca Lina también es mamá de “dos” hijos: “Elfenkind” y Laéna. Ella creó la linea de moda para niños “Elfenkind” en 2009, un año después de que naciera su primera hija, Laéna. La actriz de Guadalupe un día cosió un pañuelo para ella y su hija, y con ellos llamaron mucho la atención en las calles de Berlín. Así hizo algunos más, que luego se vendieron por Internet. Ahora, años después, con una hija ya mas grande, “Elfenkind” es su fuente de ingreso más importante. “Berlín siempre me inspira, también es la capital de la moda, y estar al lado de marcas tan importantes berlinensas como “Lala Berlin” también me ayuda y me inspira diariamente”, explica la diseñadora.

0,,16547877_402,00 Un diseño de Lucrecia Lovera.

La argentina Lucrecia Lovera por el momento está viajando por el norte de su patria para investigar el arte textil de los pueblos originarios andinos y luego incorporarlo en diseños contemporáneos. Los nuevos diseños los quiere realizar y vender en la capital alemana. “Berlín tiene todo, solo hay que estar abierto a recibirlo, y yo lo estoy”, explica la joven y lo deja claro: la capital tiene de todo, pero lo que más vale, es la propia motivación y el espíritu empresarial.

Autora: Carolina Machhaus

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW.DE /FL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar