Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Assange intenta impedir su extradición a Suecia

0,,15707694_401,00Julian Assange, fundador de Wikileaks, sigue en pie de lucha para evitar su extradición a Suecia. Tras dos derrotas ante los tribunales, su último recurso es el Tribunal Supremo del Reino Unido.

Julian Assange llegó a la corte acompañado de sus abogados y seguidores que lo vitorearon y le cantaron el tema de Bob Dylan “I shall be realeased” (Debería ser liberado). El activista internet, de 40 años, enfrenta una acusación de violación presentada por dos mujeres en Suecia en 2010, motivo por el cual la fiscalía sueca pidió su extradición. Un Tribunal de Magistrados británico falló en febrero de 2011 que Assange debía ser extraditado a Suecia.

Posteriormente el Tribunal Superior de Justicia rechazó en noviembre pasado el recurso presentado por el ex-hacker australiano pero, para sorpresa de observadores, los jueces le permitieron llevar su caso ante el Tribunal Supremo para esclarecer el principal argumento de sus abogados: que la petición de extradición es incompatible con las leyes británcas.

El fundador de Wikileaks esgrime el argumento de que, según las leyes británicas, la petición de extradición debe ser presentada por un juez y no por un fiscal, como es el caso en este proceso. “La fiscalía es una de las partes del proceso, por lo que no es imparcial ni independiente”, argumentó su abogada, Dinah Rose. Sin embargo, la emisión de órdenes de detención por parte de fiscalías es una práctica habitual en el derecho europeo.

Leyes británicas

La causa de Assange ha despertado un movimiento de solidaridad.

La causa de Assange ha despertado un movimiento de solidaridad.

l Tribunal Supremo, compuesto no por cinco, sino por siete jueces, atendiendo al interés de la opinión pública en el caso, tendrá que determinar si la Orden de Arresto Europea emitida contra Assange es válida según las leyes británicas.

La comparecencia oral ante el Tribunal Supremo se prolongará hasta este jueves, pero la decisión no se espera sino hasta dentro de varias semanas. En caso de no propsperar su apelación, el australiano tendrá la oportunidad de recurrir a una última instancia: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo. De asumir el caso, el tribunal tiene la facultad de prohibir la extradición de Assange, incluso estando su proceso abierto en Gran Bretaña.

Assange vive en Londres bajo estrictas normas de seguridad y porta un identificador electrónico en el tobillo. El rebelde ex hacker vivió inicialmente en la mansión campestre de su amigo, el periodista Vaughan Smith, pero según aseguran medios británicos, se ha mudado a Londres.

¿Venganza de Washington?

 La plataforma Wikileaks se convirtió en uno de los fenómenos de principio de siglo.

La plataforma Wikileaks se convirtió en uno de los fenómenos de principio de siglo.

Assange sostiene que detrás de la orden de extradición sueca hay un interés por parte del gobierno de Estados Unidos tras la difusión de miles de documentos confidenciales a través de la plataforma de revelaciones Wikileaks. Debido a la información confidencial difundida por la plataforma se encuentra detenido desde hace más de un año el soldado estadounidense Bradley Manning, quien es juzgado por un tribunal militar.

Wikileaks reveló los nombres de las fuentes, lo que expertos en internet consideran que fue la razón por la cual la plataforma provocó molestia en el mundo entero.

Pero más allá de esas consideraciones, los expertos advierten que la causa de Assange tiene pocas posibilidades de prosperar debido a las diferencias entre los sistemas judiciales europeos. Mientras que en el continente es común que los sospechosos no sean acusados formalmente hasta el final de la instrucción del caso, en el sistema judicial británico la acusación es casi inmediata. Si los jueces dieran la razón a la defensa de Assange se volvería casi imposible aplicar una orden de arresto europea en territorio británico.

Fuente : EU/ Dpa/ Afp

Editora: Emilia Rojas

Deutsche Welle/FL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar