Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Angela Merkel debatirá con ciudadanos sobre el futuro de Alemania

0,,15674213_401,00La canciller alemana, Angela Merkel, planea desarrollar nuevas ideas políticas en conjunto con ciudadanos y expertos. ¿Descubrió por fin la política a la ciudadanía?

La página web en la que la canciller alemana planea dialogar con los ciudadanos todavía no está lista. Pero a partir del 1º de febrero los alemanes podrán influir en la política de su país participando allí con sus ideas acerca del futuro. Por ejemplo, sobre la manera en que les gustaría vivir en sociedad,  los cambios que deberían llevarse a cabo en el área de educación, o acerca de cuál debería ser el futuro económico de Alemania. El concepto del diálogo con la gente es elaborar ideas de fondo y directrices para la política del país a fin de poder enfrentar las consecuencias del desarrollo demográfico y los desafíos planteados por la evolución tecnológica, y para lograr objetivos de integración y cohesión social.

 Los foros ciudadanos: otra posibilidad de diálogo político.

Los foros ciudadanos: otra posibilidad de diálogo político.

El objetivo del proyecto, en el marco del diálogo propiciado en la página de internet de la canciller, es que los ciudadanos participen en los procesos políticos. Angela Merkel planea tres encuentros con ciudadanos, y, en cada una de esas reuniones, 100 ciudadanos podrán conversar cara a cara con la canciller en las ciudades de Erfurt, Heidelberg y Bielefeld, en “Reuniones municipales de participación comunitaria” (Town-Hall Meetings). Los interesados en participar podrán registrarse vía internet hasta agosto de 2012.

Descubriendo a la ciudadanía

La política alemana de los últimos años tiende a poner en escena este tipo de diálogos de gran alcance. En 2011, el presidente alemán, Christian Wulff, dio el puntapié inicial al llamado “Foro ciudadano”, junto con la Fundación Bertelsmann. En esos foros, ciudadanos elegidos al azar debatieron –al principio, en reuniones regionales, y luego en conjunto en un encuentro general al finalizar el evento- sobre cuestiones políticas candentes como la educación, la integración y la seguridad social. Como conclusión se elaboró un catálogo de peticiones que abarcaba diversos temas. Por ejemplo, unificar el sistema educativo de los 16 Estados alemanes, una propuesta que, sin embargo, no tiene muchas perspectivas de poder concretarse, ya que no hay cuestión a la que los Estados alemanes se aferren más que a su independencia en materia educativa.

Un minuto por ciudadano

El diálogo de la canciller alemana para diseñar el futuro de este país se diferencia, empero, en ciertos puntos fundamentales, de la serie de encuentros que realizó el presidente Wulff. Si bien se planea que la gente participe, ese no es el tema central.
Inmigración, integración y educación: temas candentes.

Inmigración, integración y educación: temas candentes.

Inmigración, integración y educación: temas candentes.

Inmigración, integración y educación: temas candentes.

Cada reunión tendrá una duración de 90 minutos. Si todos los ciudadanos tomaran la palabra, tendrían sólo un minuto para plantear su pregunta o expresar su opinión, y también para obtener una respuesta.

Los temas centrales serán elaborados por grupos de trabajo formados por académicos y expertos con experiencia en diversas áreas. Se piensa, por ejemplo, en un exdirector de una compañía de informática, o en una directora de escuela. La gente podrá presentar en la página web sus ideas, que se tratarán durante el encuentro. “Al final, se publicará un comunicado, como se acostumbra durante una mesa redonda”, dice el profesor de derecho Stephan Breidenbach, de la Universidad Viadrina, en Fráncfort del Oder, quien coordina el grupo de trabajo “¿De qué manera queremos aprender?”. “Elaboraremos recomendaciones concretas para la actividad política, en las que también se reflejará el disenso”, agrega.

“Esperamos que las propuestas se concreten”

Es posible que los grupos de trabajo se topen con los mismos límites que plantea el sistema a los participantes de los foros ciudadanos. Por ejemplo, el grupo encargado del área ‘Aprendizaje’ se ocupará del tema de los alumnos que están en desventaja debido a su estrato social. Pero no podrán hablar sobre los numerosos problemas existentes en el sistema educativo, ya que las escuelas dependen del Gobierno de cada Estado, y eso también se aplica a la comisión de expertos. “No podemos dejar de tener en cuenta las diferentes jurisdicciones”, señala Breidenbach.

Los resultados de los procesos se publicarán, más adelante, en un libro. Y entonces se verá también si las ideas de la gente influyen realmente en la política del Gobierno alemán, y si tal vez se puede aprovechar de esas reuniones algo más que altisonantes documentos estratégicos y bellas imágenes para los medios de una canciller que dialoga con el pueblo. “Lo haremos con mucho entusiasmo”, dice Breidenbach, “y, por supuesto, esperamos que las propuestas se puedan llevar a la práctica”.

Autor: Mathias Bölinger/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López
Deutsche Welle/FL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar