Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Benedicto XVI y el continente de la esperanza

Benedicto XVI, durante una visita a Friburgo.

Benedicto XVI, durante una visita a Friburgo.

El Papa Benedicto XVI visitará México y Cuba en marzo, noticia que fue recibida con beneplácito por los obispos de ambos países. Después de su visita a Brasil en 2007, es su primer viaje al continente de la esperanza.

La noticia de la visita del Papa provocó revuelo en México y Cuba. La comunidad católica en México esperaba desde hace mucho un gesto de acercamiento del Sumo Pontífice, después de que su predecesor, Juan Pablo II, dedicara cinco visitas a este país mayoritariamente católico. Los analistas destacan la fecha elegida para la visita papal, del 23 al 26 de marzo, en plena campaña electoral, y advierten sobre el peligro de su instrumentalización por parte de algunos partidos políticos.

¿Blindados a las narcolimosnas?

Por razones de salud el Papa no visitará la Ciudad de México, situada a más de dos mil metros de altura, pero acudirá a un lugar emblemático del catolicismo mexicano, el estado de Guanajuato. Al dar a conocer el programa de la visita papal, la Conferencia del Episcopado Mexicano y la Nunciatura Apostólica aseguraron que no habrá dinero infiltrado del narcotráfico y que dada la inseguridad que vive el país, cada católico será guardián del Pontífice.

El arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, destacó que a la Iglesia no le corresponde evitar que se filtren donaciones del narcotráfico. “Eso le corresponde a las autoridades civiles. Nosotros no tenemos policía, ni capacidad de imponer orden en las calles, eso corresponde a las autoridades civiles”, dijo.

El Papa Juan Pablo II, venerado en Latinoamérica. Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift:  El Papa Juan Pablo II, venerado en Latinoamérica.

Menos fieles

El Papa Juan Pablo II, venerado en Latinoamérica.

El Papa Juan Pablo II, venerado en Latinoamérica.

En América Latina, cuyo gran número de católicos fue motivo para que Juan Pablo II la llamara el continente de la esperanza, el catolicismo va perdiendo fieles, como lo demuestran los últimos censos publicados en México y Brasil.

Mientras que el número de fieles ascendía en Brasil al 99 por ciento de la población a principios del siglo XX, en el 2010 la cifra se había desplomado a un 68.4 por ciento. Esto fue lo que motivó a elegir a Brasil como destino del primer viaje de Benedicto XVI a Latinoamérica en mayo de 2007. La región no es cómoda para el Pontífice después de que siendo prefecto de la ortodoxia romana se enfrentara a varios representantes de la Teología de la Liberación en un continente rebelde.

En México, el número de fieles cayó de casi 100 por ciento a principios del siglo XX a 83 por ciento en el 2010. En este país, el Papa sostendrá un encuentro con el presidente Felipe Calderón, saludará y bendecirá a fieles, celebrará una misa multitudinaria y dirigirá su mensaje a los obispos de México y representantes de los demás episcopados de América Latina y del Caribe.

Benedicto XVI visitó Brasil en el 2007.

Benedicto XVI visitó Brasil en el 2007.

Cuba, una prioridad

La visita a Cuba, del 26 al 28 de marzo, estará acompañada de una situación más compleja. “Si la visita a México era una necesidad, su llegada a Cuba es una prioridad”, dijo el Cardenal de La Habana, Jaime Ortega. El purpurado dijo que Benedicto XVI había sido invitado desde que el Cardenal Tarcisio Bertone visitó Cuba.
Benedicto XVI arribará a la ciudad de Santiago de Cuba, en el sur del país, el 26 de marzo. Después de cincuenta años de represión, la Iglesia católica experimenta un inusitado auge y sus relaciones con el régimen cubano se encuentran en un buen momento. El cardenal Ortega se ha convertido en un importante interlocutor del gobierno, cuya mediación contribuyó el año pasado a la liberación de más de 100 presos políticos. Hace una semana, el régimen anunció el indulto de otros 3.000 reclusos, entre ellos siete presos políticos, que estuvo precedido por la intermediación de la Conferencia Episcopal.

El programa difundido por el gobierno cubano no prevé un encuentro entre Benedicto XVI y Fidel Castro, quien fue excomulgado el 3 de enero de 1962, poco después de haber declarado el carácter comunista de la Revolución que lo llevó al poder en 1959. Su ex comunión no fue revocada por el Vaticano, pese a que las relaciones con la Iglesia fueron retomadas con la visita de Juan Pablo II en 1998.

Los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Los hermanos Fidel y Raúl Castro.

La Virgen de la Caridad del Cobre

La virgen de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba, realizó un histórico peregrinaje de casi un año y medio a lo largo de toda la isla, un recorrido que se ha hecho íntegramente por primera vez desde 1959. Representantes del gobierno participaron en el cierre de la procesión en La Habana y el Sumo Pontífice visitará el santuario en un momento en el que la sociedad celebra los 400 años de su existencia.

“La iglesia católica en Cuba apuesta por un diálogo constructivo y pragmático con el Estado”, afirma la analista Christina Moebus, en un análisis publicado por la Fundación Friedrich Ebert. “Es un matrimonio de conveniencia que garantiza beneficios a ambos actores. Para los fieles ofrece una mayor libertad material y de movimiento, mientras que el régimen extiende puentes de diálogo con las bases”, afirma. La investigadora advierte que la iglesia cubana se encuentra al filo de la navaja. “Por un lado puede beneficiarse de este diálogo con el Estado, pero también corre el peligro de que su proclamado amor al prójimo sea interpretado como un instrumento ambivalente, que pueda ser instrumentalizado por el régimen para sus propios fines”.

Autora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

Deutsche Welle/FL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar