Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Las fortalezas españolas

cuba-fuerte_matachin-guantanamoImagen activa Durante dos siglos, cuando en 1515 la capital pasa a Santiago de Cuba, los españoles olvidaron a Baracoa. Esto provocó que la ciudad se convirtiera en un punto importante del corso y la piratería caribeñas.

  A partir de la primera mitad del siglo XVIII se establece un sistema defensivo, debido a las incidencias comerciales, desarrollo del contrabando del corso, la piratería y el acrecentamiento de las rivalidades entre España e Inglaterra, que recaia notablemente de una forma u otra sobre la ciudad.

Este último factor es determinante para que, en 1739, se comiencen a tomar las medidas de seguridad por parte del Capitán General de la Isla, Juan Francisco Güemes Horcasitas, quien de inmediato ordena al gobernador de Santiago de Cuba, Francisco Antonio Cajigal, hacer un minucioso estudio topográfico de la ciudad, con el fin de crear las condiciones propicias de defensa.

Para este trabajo se encarga al Capitán y Comandante de Armas de Baracoa, Pedro Oviedo, quien de 1739 a 1742 levantó cuatro fortificaciones. Este conjunto protegió a la Villa en su totalidad. (1).

MAJANA

Fue la primera defensa que comenzó a construirse en el 1739. Tomó el nombre indio de la terraza marina de emersión, ubicada al extremo este de la ensenada de Playa de Miel. En este sitio protegía el fondeadero, donde atracaban los buques que iban a La Habana o venían por la ruta del Canal Viejo de Bahamas. (2).

FUERTE MATACHÍN

Fue la segunda fortificación construida en la Punta de Esteban, en dirección opuesta a la de Majana. En esa época la nombraban defensa de Playa de Miel o de Punta de Esteban. Es a principios del siglo XIX cuando se le dice Matachín, sin saberse cuándo ni por qué. Esta fortaleza permitía proteger, además de la playa y ensenada de Miel la entrada de la ciudad por tierra.

En 1868 era un punto de guardia del Ejército Español para reconocimiento y registros de las personas que salían de la ciudad hacia el campo y viceversa. El pueblo protestó por la arbitrariedad de esta medida, derogada en 1887 y reimplantada en 1895.

Tras la instauración de la seudorrepública en Cuba, lo que fuera bastión contra los piratas, primero, y cuartel de los soldados españoles, después, al decursar de los años sirvió de “techo” a un grupo de familias desesperadas que, sin hogar donde cobijarse, acudían allí en busca de refugio.

Fueron tantas las desgracias que se cirnieron sobre los tristes desposeídos que allí se resguardaban del frío y la intemperie, que un calificativo fatídico le sirvió de nombre: El Castillo Maldito. El 10 de Octubre de 1981 se inauguró allí el Museo Matachín, que recoge en síntesis apretada la historia de Baracoa, desde las culturas indígenas hasta los hechos más significativos de la región en este siglo. (3).

CASTILLO SEBORUCO O DE SANTA BÁRBARA

Es la tercera edificación y la más importante del resto. Desde su altura controlaban todos los posibles lugares de desembarco, la bahía de Baracoa, la ensenada y la playa de Miel y el eje urbano de este a oeste de la ciudad. Fue dotado de una artillería gruesa y moderna para mayor defensa de la plaza antes de 1800.

Entre el 1854 y el 1868 se le hicieron varias transformaciones pequeñas. Ya en 1898, cuando la ocupación norteamericana, se destinó para alojamiento de aquellas tropas. Por orden del Gobernador intervencionista de la isla, Leonardo Wood, se le hicieron algunas ampliaciones que concluyeron en 1900.

Años más tarde, en 1907, por los efectos de un molino de viento que se llevó el techo, se consiguió un presupuesto para su reparación. En 1915 el nombre de Castillo Seboruco fue sustituido por el de Castillo Julio Sanguily, como recuerdo del valeroso general del Ejército Libertador.

Siempre fue un centro militar hasta que el 31 de diciembre de 1979 se convirtió en un confortable hotel. (4).

LA PUNTA

Se erige en la parte norte de la ciudad. Su función era proteger la entrada del puerto, la costa, la Playa de Miel y la ciudad. Su parapeto mide más de 57 varas y el tambor con el muro más de 87.

Estaba guarnecida por un destacamento de 46 infantes y 6 artilleros. La defendían cinco cañones de diferentes calibres. (5). En 1854 estuvo encarcelado allí el patriota cubano Félix Estrampes junto a sus compañeros Félix y Elías Hernández.

Durante varios años en el período prerrevolucionario funcionó allí la primera oficina de radiotelegrafía de la ciudad. Fue muy famoso por los cientos de muchachos del barrio que iban a nadar en el llamado “Baño de la Punta”.

Una historia triste que guardan sus muros exteriores fue el asesinato de dos jóvenes baracoanos que luchaban contra la tiranía de Batista: Eddy González y Manuel Fuentes Borges, quienes cayeron el 31 de octubre de 1958.

En estos momentos funciona allí el Restaurante “Guamá”.

NOTAS:

1.-Blanes Martín, Tamara, “Baracoa. Desarrollo de sus Fortalezas” en revista Santiago No. 63 p. 2

2.- Ibídem, p. 62

3.-Hartman Matos, Alejandro. “Museo Municipal Matachín” en revista El Managui, año 1, No. 2, 1986, p. 11

4.-Hartman Matos, Alejandro. “El Castillo Seboruco, hoy Hotel Castillo”; en Baracoa, síntesis históricas de nuestros Monumentos, Talleres de la EMP Baracoa, 1980, p. 11

5.-Castro Lores, Ignacio, op., cit., p. 54

Alejandro Hartmann Matos/PL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar