Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Fin del Mundo en Bugarach, Francia

bugarach_1París, 22 dic (PL) Si las profecías Mayas y de Nostradamus se cumplieran, el fin del mundo en 2012 apunta a un refugio mágico donde todos se salvarán: Bugarach, pequeño poblado montañoso de Francia de 200 habitantes.

  Al menos eso creen grupos de esotéricos, “iluminados”, chamanes y hasta buscadores de OVNIS y el asunto que hasta hace poco tenía matices pintorescos plantea un problema para los apacibles pobladores de la localidad del sur francés.

Comuna del departamento de Aude, en la región de Languedoc Rousillon, está situada a 430 metros sobre el nivel del mar, pero en el monte del pico de Corbiéres, supuesta plataforma de aterrizaje de los OVNIS en sus mil 231 metros de elevación.

Es por cierto una prestigiosa zona de excelentes vinos y, sin embargo, el turismo “especializado” se ha convertido en su fuente principal de riqueza. Sólo que ya los habitantes de Bugarach no se sienten a gusto con tantos visitantes “extraños”.

El tema saltó a la prensa local y motivó hasta una conferencia del alcalde de Bugarach, Jean Pierre Delord, preocupado por la “invasión” de visitantes con ideas de que allí se encuentra la protección ideal ante la llegada del fin del planeta Tierra.

Como quiera que estamos en celebraciones de Noel (Navidad) y fue precisamente ayer, 21 de diciembre, que se situó la fecha lapidaria de la humanidad en 2012, el pueblito se llenó de estos “turistas diferentes”, llenos de amuletos, piedras místicas y joyas”.

“Nos vimos en la obligación de ordenar el retiro de esas mercancías de la montaña, porque quieren transformar a Bugarach en un circo de supuestos iluminados”, comentó Delord.

Ni hay naves OVNIS ni enigmas aquí, somos simplemente un poblado tranquilo, apostilló.

Pese a sus declaraciones y advertencias de tomar otras medidas coercitivas si se daña la convivencia en el lugar, cada día son más las lenguas foráneas que se escuchan en Bugarach.

Lo cierto es que Jules Verne escribió alguna vez del sitio y con su impronta de imaginación, añadió un granito de arena a toda la mística que rodea a la curiosa comuna, bautizada por cierto como La Montaña Mágica.

Fausto Triana/PL

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar