Alcanzan actos violentos en México frontera estadounidense

México, 29 ago (PL) La violencia de esta semana registrada en el norteño estado mexicano de Tamaulipas, alcanza hoy la frontera estadounidense, donde ocurrió la explosión de un artefacto dinamitero.masacres-inmigrantes

  La víspera se registró una explosión en el puente Internacional Hidalgo, de la ciudad de Reynosa, que une esa urbe con las ciudades norteamericanas de Pharr y Misión.

La detonación del artefacto dejó daños materiales y lesiones a por lo menos tres personas.

En tanto, un helicóptero de la Secretaría de Marina mantiene vuelos de inspección en la zona.

Las autoridades municipales de Reynosa llamaron a la población que desea ir a Estados Unidos a no utilizar ese paso fronterizo, ubicado junto al lugar de la explosión, en la intersección de las calles Colon y Juárez, con el fin de evitar situaciones de riesgo.

El informe policial precisa que el explosivo estalló en el bar “La Quebradita”, en la zona de la línea divisoria, en tanto fueron bloqueadas varias calles y puentes que llevan al cruce Internacional Reynosa-Hidalgo.

En el propio estado de Tamaulipas, pero en su capital, Ciudad Victoria estallaron el viernes dos coches bomba frente a las instalaciones de Televisa y de la Dirección de Tránsito municipal.

No se reportaron personas lesionadas, sólo daños a vehículos estacionados e inmuebles aledaños. Ambos estallidos fueron achacados al grupo criminal Los Zetas, vinculado a los carteles de la droga.

A los autores de esas acciones violentas se le responsabiliza también con la matanza de emigrantes indocumentados extranjeros en el municipio de San Fernando, en la propia norteña demarcación, donde fueron ultimadas el lunes pasado 72 personas.

De acuerdo con un reporte de Radio Fórmula, el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, debió cancelar sus actividades publicas de fin de semana “por medidas de seguridad”.

El gobernante de aquel estado admitio en declaraciones a la propia radioemisora nacional que la demarcacion que encabeza esta rebasada por el crimen organizado.

Félix Albisu  /PL