Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Arizona: Injusticia desbordada

eeuu_inmigrac_leyEl estado norteamericano de Arizona es el primero en instaurar una ley que permitirá a las autoridades asumir poderes represivos extremos y también detener y hasta disparar contra cualquiera por su apariencia personal, raza o religión.

Lo anterior afectará a todas las minorías étnicas, inmigrantes, islámicos y a los más pobres, alertan diversos medios.

Cualquier ciudadano con esas características puede ser hostigado sin haber cometido ningún delito y sin que los agentes del orden tengan evidencias concretas en su contra, señala el blog Drudge Report.

La legislación ya aprobada permite a cualquier policía pedir documentos de identidad, hacer arrestos preventivos, esposar o golpear a sospechosos.

También lo autoriza, si lo considera necesario, a disparar contra personas sólo por el color de la piel, por sus costumbres y hábitos, por lo que lleva en las manos, o hasta por su vestimenta diferente a la normal apunta la cadena televisiva ABC.

Los republicados más recalcitrantes y los más delirantes simpatizantes del ambivalente Movimiento Tea Party han ofrecido apoyo de inmediato a este tipo de ley de corte evidentemente fascista en pleno siglo XXI.

Eso se debe a que este nuevo estatuto racial erosiona desafiantemente la autoridad del gobierno federal y especialmente la del presidente de la raza negra Barack Obama, quien la ha llamado una ley “atrevida” según la cadena CNN.

La irreflexiva gobernadora republicana del estado de Arizona, Jan Berger, sancionó el proyecto de ley luego de que fuera aprobado precipitadamente en la Asamblea Legislativa estatal sin tomar en cuenta los factores anticonstitucionales y las voces de la sociedad civil que se le oponen apunta la agencia de noticias Associated Press.

El ex candidato presidencial John Mc Cain llegó al ridículo extremo de solicitar tres mil soldados adicionales para disparar a mansalva contra los indocumentados en la frontera con México.

Mientras que el también cabecilla republicano de ideas calenturientas Pat Buchanan lo ve como parte de una cruzada sagrada necesaria para que Estados Unidos no sea invadido por “hordas bárbaras de hambrientos extranjeros portadores de enfermedades exóticas”.

La Secretaria de Seguridad de la Patria, Janet Napolitano, declaró ante una audiencia en el Senado estadounidense que aviones robots no tripulados muy pronto patrullarían diariamente a lo largo de la frontera mexicana según publica el diario San Antonio Express.

En México, el Presidente Felipe Calderón se unió a las voces opuestas a la nueva ley aprobada en Arizona que explícitamente obliga a los policías a determinar la condición migratoria de los latinos que les parezcan sospechosos de ser indocumentados.

El Presidente mexicano declaró:

“Se pone en marcha una legislación que abre las puertas a una inaceptable discriminación racial. El gobierno de México utilizará todos los recursos a su alcance para defender los derechos de los mexicanos que se verán afectados y no escatimaremos esfuerzos para asegurar que se respete la dignidad de cada uno”.

La aprobación de la ley ha motivado además pedidos de diversas organizaciones de inmigrantes y constitucionales para iniciar un boicot masivo contra la economía de Arizona, que puede acarrear consecuencias imprevisibles.

Además se exige que el gobierno de Barack Obama apruebe cuanto antes una legislación migratoria abarcadora de obligatorio cumplimiento para todos los estados, una promesa de campaña incumplida a pesar de haber recibido el grueso del voto hispano en las presidenciales.

Mientras tanto continúan las movilizaciones populares en contra de esta discriminatoria situación y aumenta rápidamente el temor a que otros estados sigan ese nefasto ejemplo que en la práctica viola los derechos constitucionales de todas las personas.

Los opositores a la medida, la califican como de ensayo de los grupos de odio racistas dicen que se trata de la más severa del país y denuncian que legaliza por primera vez en la historia el uso de “perfiles investigativos policiales”, hasta ahora ilegales.

Actualmente los indocumentados hacen los trabajos más denigrantes, menos remunerados y considerados inhumanos por los estadounidenses.

Muchos se preguntan cómo reaccionarán los más poderosos empleadores ante la ausencia intempestiva de mano de obra barata, que esta absurda ley puede desatar.

La porfía que recién comienza amenaza con extenderse como la pólvora y alcanzar próximamente la magnitud de un movimiento social de alcance nacional en Estados Unidos señala el New YorkTimes.

La ofuscada y ahora más evidente discriminación no sólo es racial y religiosa sino también de géneros, ya que un tribunal federal de apelaciones apoyó recientemente una demanda colectiva contra la gigante de ventas al por menor Wal-Mart por discriminación de género contra sus empleadas destaca Radio Democracy Now.

En una decisión de seis votos contra cinco, un Tribunal de Apelaciones de San Francisco dictaminó que cientos de miles de mujeres empleadas de Wal-Mart pueden demandar legalmente a la empresa por pagarles salarios inferiores y negarles promociones que disfrutan sus compañeros de trabajo del sexo masculino.

Este caso podría representar la mayor demanda colectiva por discriminación sexual en la historia del movimiento obrero de Estados Unidos.

(*) El autor es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.

Silvio González (Prensa Latina*)

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar