Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Haití, emergen más trágicas historias

madre_haitiPuerto Príncipe, 21 ene (PL) Una madre clamaba hoy por apoyo urgente para rescatar los cuerpos de sus dos hijos debajo de los escombros luego de ocho días del terremoto en Haití, donde una vez más la tierra volvió a temblar.

  “Ayuda, ayuda”, exclamaba la desesperada mujer en las inmediaciones del la catedral de la ciudad, una de las miles de edificaciones destruidas por el sismo el martes último.

Su vivienda cayó como castillo de naipes en la zona de la Ville, minutos después de que ella saliera de la casa en busca de alimentos y dejara a los niños de ocho y 10 años durmiendo solos, pensando que sería sólo por unos instantes.

Con lágrimas en los ojos, Nedine Sensar pidió el auxilio de un grupo de rescate multinacional, que exploraba los restos de una escuela técnica desplomada a unos metros de la catederal.

Uno de sus integrantes le respondió que estaban ocupados en la búsqueda de sobrevivientes, que por ahora esas fuerzas no se podían dedicar al rescate de cuerpos sin vida.

El trágico episodio es uno más de los tantos que se agolpan día a día en esta capital llena de contrastes, por una parte con la totalidad de sus parques repletos de personas viviendo a la intemperie y hambrientas, y por la otra espectaculares convoyes armados de Estados Unidos y la llamada Fuerza de Estabilización de la ONU.

La céntrica plaza “Champ de Mars”, frente a la misma puerta del Palacio Nacional, sigue siendo el refugio de miles de personas que perdieron sus viviendas, en su mayoría mujeres y niños, quienes continúan a la espera de la prometida ayuda internacional, de la cual sólo han recibido esporádicos suministros de agua.

Prensa Latina conversó con algunos jóvenes que luchaban por incluir sus nombres en una lista, con la esperanza de obtener algún empleo.

Althemany Clandes, quien perdió a uno de sus hermanos en la tragedia, dijo tener pocas esperanzas de que esa lista diera resultado, pues desconocían al individuo que recogía los nombres, sin embargo era la única alternativa a su alcance, a pesar de que le dijeron que el trabajo sería en Nigeria.

“Estamos desesperados, no existe ninguna autoridad a la que recurrir para solicitar lo que necesitamos, trabajo y alimentos, toda esta gente está aquí desde el terremoto, y no se sabe qué va a pasar, todos los días son iguales, no pasa nada y seguimos aquí”, expresó el joven.

A su lado, Remy Schester, de 18 años, su aspiración era ser enfermero, pero desde pequeño había tenido que trabajar y nunca llegó esa oportunidad, ahora más remota que nunca después de la catástrofe.

“Yo no perdí ningún familiar, pero si perdimos la vivienda, que estaba en muy mal estado, pero ahí vivíamos mis padres y mis dos hermanos, y ya no tenemos donde vivir, cómo voy a pensar en estudiar”, comentó.

Jeanty Eliphete se sumó a la plática con Prensa Latina, con la esperanza de que le ayudáramos a conseguir un empleo, aunque fuera en otro país.

El destino de las pregonadas ayudas de los países adinerados sigue siendo una incógnita para los haitianos, que este martes vieron caer nuevamente edificaciones tras la réplica de 6.1 grados en la escala de Richter, otra de las más de 800 sentidas en esta capital luego del voraz terremoto de la semana pasada.

Enrique Torres/PL)

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar