Poco avance tras firma Acuerdos de Paz en Guatemala

bandera-de-guatemala-2-Guatemala, 29 dic (PL) El conflicto bélico formalmente acabó en Guatemala hace hoy 13 años con la firma de los Acuerdos de Paz, pero son demasiados los temas pendientes para hablar de su cumplimiento real.

  Y es que en este país se libra una nueva guerra, marcada por la espiral de inseguridad, a la cual las propias autoridades suman cuestiones como carencias en alimentación, vivienda y salud.

Además, la falta de equidad es de lo que más afecta a la sociedad guatemalteca, aún lastrada por la exclusión social, la pobreza y la discriminación, sobre todo entre los pueblos indígenas, causas de un conflicto interno con 36 años de duración.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de la Paz, Orlando Blanco, la inseguridad está influenciada por el fenómeno de las pandillas juveniles.

Con estas contrasta la existencia de algo más de 23 mil 170 efectivos de la Policía Nacional Civil para brindar protección a más de 13 millones de guatemaltecos.

Pero esa violencia que algunos aseguran cobra casi 20 víctimas mortales diarias tiene raíces más profundas, nacidas precisamente de la inequidad social.

Es lógica la búsqueda de mayores recursos por el Estado para incrementar la seguridad ciudadana, pero tanto o más debe garantizar a todos los guatemaltecos por igual derechos como los de educación y salud.

El Consejo Nacional para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz reconoció, igualmente, la persistencia de esos problemas en el país, los mismos que originaron la guerra (1960-1996).

También, el procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, evaluó como deficiente el avance de lo establecido en el histórico documento, firmado por el gobierno del entonces presidente Alvaro Arzú y la guerrillera Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.

Aquella campaña bélica dejó más de 200 mil muertos y desaparecidos, un promedio algo superior a los cinco mil 550 por año, hecho reflejado en un informe de la Comisión del Esclarecimiento Histórico, pero ahora esas cifras van quedando atrás.

Sólo en este 2009 fueron asesinadas cinco mil 482 personas de enero a octubre, según la Procuraduría de los Derechos Humanos, y al cierre de este mes los datos deben ratificar al periodo como el más violento tras la rúbrica de los Acuerdos de Paz.

Julio Fumero/PL)