Palestinos condenan aliento israelí a colonos judíos en Cisjordania

erekatRamalah, 14 dic (PL) El jefe negociador de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Saeb Erekat, condenó hoy la aprobación por el gobierno israelí de millones de dólares para ampliar asentamientos judíos en Cisjordania, que consideró zonas de prioridad nacional.

  Un comunicado difundido por Erekat, quien es uno de los más cercanos colaboradores del presidente palestino, Mahmoud Abbas, subrayó que esa medida “es clara. Esa zona sirve de programa para la futura expansión del asentamiento”.

Agregó que ello “revela la magnitud de la farsa de la moratoria en las colonias anunciada por Israel en Cisjordania” y, “más que tener la paz como prioridad número uno, sigue priorizando los asentamientos y la incesante colonización de los territorios ocupados”.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció en noviembre pasado la congelación por 10 meses de las actividades constructivas en las colonias judías de la Ribera Occidental y excluyó a Jerusalén Este, por lo que fue muy criticado por la ANP y los países árabes.

Tal medida “hace la fórmula de dos Estados (uno israelí y otro palestino) política y económicamente inviable”, remarcó Erekat, negociador de la Organización para la Liberación de Palestina.

Anoche, el gobierno de Netanyahu aprobó la transferencia de millones de dólares como parte de un nuevo financiamiento a los asentamientos de Cisjordania, incluyendo a comunidades radicales que habían criticado su moratoria.

Con 21 votos a favor y cinco en contra, la decisión motivó críticas al jefe de gabinete por haber cedido a la presión de extremistas judíos que han protestado en las calles, desafiado a las fuerzas de seguridad y agredido a poblaciones palestinas en este territorio.

Los fondos avalados por el gobierno se centrarán en transporte, educación y salud, áreas con menos ingresos dentro de Israel, que por primera vez incluyen a seis asentamientos con una población de unos 110 mil colonos.

Según Netanyahu, también se beneficiarán dos millones de israelíes, incluidas comunidades árabes, mientras Erekat opinó que esos dineros incentivan el aumento de la población en las colonias a un ritmo tres veces mayor que dentro del territorio reconocido de Israel.
 

Ulises Canales/PL)