Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Dudamel, profeta musical en su tierra

Caracas, 14 dic (PL) Gustavo Dudamel lo hizo de nuevo y reunió mil 200 músicos y 25 mil personas que disfrutaron de piezas de autores populares y clásicos en un concierto que Venezuela califica hoy de espectacular y maratónico.

  Por un día la políticamente polarizada prensa venezolana coincide en algo: la maestría del joven director de orquesta venezolano, considerado un genio por la crítica mundial y profeta musical en su tierra, donde es capaz de reunir multitudes.

Como si se tratara de una estrella pop, la hirsuta cabellera de Dudamel siguió la precisión de su batuta que guío a la impresionante Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar y la Orquesta Sinfónica de Lara, donde se inició el joven músico.

La presentación ayer en el estadio Antonio Herrera, de Barquisimeto, estado Lara, incluyó la presentación de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Barquisimeto, el Coro de Voces Blancas de El Tocuyo y el Sistema de Voces de Lara.

Dudamel, él mismo resultado del sistema de orquestas juveniles de Venezuela que agrupa a 270 mil niños y jóvenes, rindió homenaje a sus orígenes y recogió unos 25 mil juguetes, el costo de la entrada, para entregar a niños de familias de pocos recursos.

El concierto, parte de una gira nacional de Dudamel iniciada en Caracas en el parque Los Caobos, comenzó con la pieza Como llora una estrella, del maestro larense Antonio Carrillo, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Lara.

San Trifón y Ensoñación de Rafael Miguel López y Venezuela de Herrero y Armentero abrieron el espectáculo, que continuó con El cardenalito, de Adelis Freitez; La marcha eslava, de Tchaikovsky y el Danzón Número 2, de Arturo Márquez.

Con la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar llegaron luego Wagner, Tcahikovsky, Dvorak y Bernstein, para dar paso a un final de impacto con un collage de música venezolana, que iluminó la ciudad de Barquisimeto.

Una tarima de más de 30 metros con dos pantallas gigantes y efectos lumínicos respaldaron un espectáculo en el que lució el genio de Dudamel, actual director de la Filarmónica de Los Ángeles y niño mimado de la crítica musical mundial.

El espectáculo asimismo reafirmó los valores del Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, consagrada al rescate pedagógico, ocupacional y ético de la infancia y la juventud, mediante la instrucción y práctica musical.

Miguel Lozano/PL)

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar