Cumbre de Copenhague: se acerca hora de la verdad PDF Imprimir E-Mail

cop1Copenhague, 15 dic (PL) Copenhague previó una Cumbre sobre Cambio Climático para trascender en la historia, pero el milagro pasa ahora por el efecto de las presiones internacionales de voces que se levantan a exigir responsabilidades con el mundo. Desorden, incertidumbres y protestas en Cumbre de Copenhague .

Desde el punto de vista logístico, la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas acerca del calentamiento global de la atmósfera (COP15), rebasó las expectativas y Dinamarca mostró poca pericia para resolver la creciente demanda de espectadores concernidos.

La capacidad del palacio de los congresos Bella Center para 15 mil personas fue desbordada por una cifra superior al doble, con una legión de cinco mil periodistas al estilo de unos Juegos Olímpicos, pero mal organizados.

Todavía falta lo peor, que es el segmento de alto nivel para el cual se espera la presencia de 120 jefes de Estado o Gobierno, entre ellos el mandatario norteamericano, Barack Obama, lo que complicará más el dispositivo de seguridad.

“El tiempo se acaba (…) no hay tiempo para adoptar poses o buscar culpas, Copenhague puede abrir la vía hacia un futuro de crecimiento verde y sustentable o continuaremos en el camino hacia la ruina”, dijo Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU.

Con fina ironía, el embajador de Bolivia ante Naciones Unidas, Pablo Solón, hizo referencia a la película Matrix para pedir a las naciones desarrolladas “despertarse” y asumir con espíritu constructivo las negociaciones.

“Le pedimos a las delegaciones de los países ricos que salgan del marasmo inamovible y se tomen la píldora roja que los devuelva a la realidad”, señaló recordando a Matrix y la fórmula para no seguir en el limbo.

El ex vicepresidente norteamericano Al Gore, Premio Nobel de la Paz por su lucha contra el cambio climático, advirtió que en el verano dentro de cinco o siete años puede comenzar un dramático deshielo del Artico.

Los integrantes de la Alianza para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) fustigaron en su cumbre de La Habana la actitud del bloque del Norte en la COP15 y exigieron respetar el clamor de la mayoría de la comunidad internacional.

Asimismo calificaron de inaceptable la intención de imponer un acuerdo político que condene al 80 por ciento de la población mundial a vivir en el subdesarrollo y la pobreza.

Con estos y otros muchos actores, en especial el protagonismo del Grupo de los 77 más China, siguen las deliberaciones en relación con el recorte en las emisiones de gases de efecto de invernadero, en cifras por debajo de mínimos indispensable.

La disminución de la deforestación avanzó lejos de sus expectativas y se mantiene una discrepancia respecto al Protocolo de Kyoto, ante la pretensión de occidente de hundirlo para complacer a Estados Unidos.

Fausto Triana/PL)