Peligro latente, golpistas pueden prolongar la crisis en Honduras

Tegucigalpa, 2 nov (PL) El fin de la crisis política en Honduras con la restitución del presidente constitucional, Manuel Zelaya, corre hoy un camino incierto debido a la actitud de los golpistas, alertan políticos locales.

  Por lo acordado entre los representes de Zelaya y del gobernante de facto, Roberto Micheletti, será el Congreso Nacional el encargado de decidir sobre el retorno del mandatario depuesto a fines de junio último mediante una asonada castrense.

Tras la firma del acuerdo, el pasado 30 de octubre, el pueblo hondureño, gobiernos de diversos países e instituciones internacionales celebraron el acontecimiento, pues allanaba el camino para retornar al Estado de derecho y crear condiciones de legalidad con vista a las elecciones generales del próximo 29 de noviembre.

Ese optimismo parece hoy mermado; el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, Andrés Pavón, denunció que la cúpula de las Fuerzas Armadas coacciona a los diputados.

Los militares están reuniéndose por separado con los parlamentarios que han manifestado su apoyo “al presidente Zelaya para intimidarlos considerando que los diputados siempre han sido sumisos”, alertó Pavón.

Uno de los integrantes del equipo negociador de Zelaya, el abogado Rodil Rivera, explicó que solicitaron al presidente del parlamento, José Alfredo Saavedra, la convocatoria “lo antes posible a los diputados porque no se puede seguir esperando a la solución definitiva”.

“Tiene que haber una convocatoria especial para que el congreso se reúna lo antes posible porque este es un asunto de prioridad nacional”, opinó Rivera en relación con el pacto de retornar al orden institucional existente antes del golpe de Estado del pasado 28 de junio.

Mientras la delegación del mandatario electo por el pueblo reiteró la urgencia del asunto, la de Micheletti negó la necesidad de prisa porque “el acuerdo no tiene fechas” de cumplimiento.

Según uno de los representantes del régimen de facto, Arturo Corrales Alvarez, hay que tener paciencia porque nadie puede ponerle plazo a los poderes del Estado.

Este caso, agregó, pasará “primero por el Congreso Nacional, luego por la Corte Suprema de Justicia y retornará al Congreso para su discusión final”.

Corrales Alvarez indicó también que el órgano legislativo posee potestad para solicitar otras opiniones como la del Ministerio Público y la de la Procuraduría General de la República y, por tanto, la solución final puede demorar.

En opinión de Zelaya, el régimen de Micheletti puede estar cabildeando para incumplir el acuerdo, mientras presenta una imagen diferente a la comunidad internacional.

De manera reiterada diferentes gobiernos, organismos regionales y multilaterales, entre ellos la Organización de Naciones Unidas (ONU), recalcaron la decisión de desconocer los cercanos sufragios hondureños si tienen lugar en condiciones de facto; de ahí el intento golpista de presentar el conflicto como cuestión casi resuelta.

“Estamos detectando una manipulación, un juego oscuro del régimen de facto frente al acuerdo”, expresó Zelaya este fin de semana.

Al parecer el ilegal gobierno de Micheletti trata de darle largas al cumplimiento del acuerdo mediante la solicitud de distintos dictámenes, a la par que mantienen el supuesto compromiso de entregar el poder con el fin de buscar reconocimiento internacional para los inminentes sufragios presidenciales.

Por eso, comentó Zelaya, “debemos mantenernos alerta hasta que se haya logrado el cumplimiento del acuerdo que no puede ser otro que la restitución”.

En declaraciones a la emisora chilena Radio Cooperativa, el mandatario sostuvo que Honduras aún está “en medio de la tormenta”.

El embajador de Honduras ante la ONU, Jorge Arturo Reina, al llegar este domingo a Tegucigalpa, comentó a los periodistas que para el pueblo de esta nación centroamericana sería muy peligrosa la desaprobación del acuerdo en el Congreso Nacional.

“Se supone que el (próximo) jueves debe estar todo definido”, dijo el diplomático, quien integrará la Comisión de Verificación convenida en el acuerdo.

El parlamento unicameral, estimó Reina, deberá avalar la restitución de Zelaya, pues “es la dinámica que llevan todos los hechos, cualquier intento por impedirlo sería inútil y una insensatez”.

Fuente:PRENSA LATINA