España y Somalia buscarán solución a secuestro de barco pesquero

Madrid, 8 nov (PL) Los gobiernos de España y Somalia se reunirán hoy en Nairobi, Kenya, con el fin de explorar vías que viabilicen la liberación del barco pesquero vasco Alakrana, secuestrado a principios de octubre en el océano Índico.

  La reunión, convocada con carácter urgente, tendrá lugar entre el embajador español en Kenya, Nicolás Martín Cinto, y el primer ministro somalí, Omar Abdirashid Sharmarke, según confirmó la víspera el canciller Miguel Ángel Moratinos.

Ambas partes elaborarán “algunas actuaciones” que permitan solucionar el secuestro del atunero, capturado por piratas somalíes el pasado 2 de octubre.

El Alakrana fue retenido con sus 36 tripulantes a bordo, de los cuales 16 son españoles, cuando faenaba lejos de la zona de seguridad garantizada por la denominada operación Atalanta de la Unión Europea, dijeron entonces versiones periodísticas.

Tras asegurar que el gobierno realiza todas las acciones diplomáticas necesarias para resolver con la mayor rapidez posible este secuestro, Moratinos pidió confianza y tranquilidad a los familiares de los marineros apresados.

Por su parte, el vicesecretario general del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Blanco, transmitió un mensaje similar a los tripulantes y a sus allegados.

No les vamos a abandonar a su suerte y no descansaremos hasta conseguir que nuestros compatriotas vuelvan pronto a casa, señaló el también ministro de Fomento, quien pidió a la oposición política tener sentido de Estado y apoyar las gestiones del Ejecutivo.

Blanco aludió a las críticas vertidas por el conservador Partido Popular (PP), principal fuerza opositora, que cuestionó la actuación del PSOE en la resolución del conflicto.

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, opinó que no es ni limpio ni decente utilizar una desgracia, como el rapto del buque pesquero, para sacar algún tipo de ventaja partidista.

Las autoridades vascas solicitaron a la justicia que evalúe, con el más escrupuloso respeto a la legalidad, si existe la posibilidad de que los dos piratas somalíes presos en Madrid sean juzgados en algún país africano, en el suyo o en Kenya.

Tanto el Poder Ejecutivo como el Judicial declararon que los dos somalíes a disposición de la Audiencia Nacional no son moneda de cambio en la negociación del secuestro.

Ambos están acusados de 36 delitos de detención ilegal, de asociación ilícita y de uso de armas con violencia, y el caso es de exclusiva competencia de ese tribunal de instancia.

En abril de 2008, otro pesquero vasco, Playa de Bakio, fue capturado en aguas del Índico por piratas somalíes, aunque en aquella ocasión el incidente se resolvió en seis días.

Pese al patrullaje de varias armadas extranjeras en las vías de navegación que conectan Asia con Europa, los delincuentes continúan recaudando millones de dólares en rescates por la liberación de los navíos capturados frente a las costas de Somalia.

De acuerdo con reportes de prensa, en la actualidad existen unas 10 embarcaciones y al menos 187 rehenes retenidos en la convulsa zona marítima.

PL)