Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

España rinde su último homenaje a escritor Francisco Ayala

Madrid, 4 nov (PL) Políticos e intelectuales españoles rindieron hoy su último tributo al escritor Francisco Ayala, postrer superviviente de la llamada Generación del 27 fallecido la víspera a los 103 años.

  La despedida a Ayala tuvo lugar en el tanatorio del Parque de San Isidro de Madrid, al cual acudieron para decirle adiós el rey Juan Carlos, los Príncipes de Asturias y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, entre otras personalidades.

Zapatero fue recibido en la capilla ardiente por la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, y la viuda del autor, la hispanista Carolyn Richmond.

González Sinde manifestó a la prensa que el rey y el jefe del ejecutivo ibérico fueron a despedirse de un amigo, pues según la ministra, a ambos les unía una estrecha relación con el recién fallecido escritor.

A Ayala se le identifica como un precursor de la renovación de la prosa española de vanguardia, y su obra está considerada clave en el estudio de la memoria histórica de este país y de los intelectuales en el exilio.

Miembro de la Real Academia Española, recibió múltiples distinciones, como el Premio Cervantes en 1991 y el Príncipe de Asturias de las Letras en 1998.

Con apenas 19 años publicó su primera novela, Tragicomedia de un hombre sin espíritu.

A partir de entonces escribió decenas de obras, novelas, estudios y ensayos, en particular de jurisprudencia y sociología, así como traducciones de escritores de la talla de Thomas Mann, Rainer María Rilke o Alberto Moravia.

El ex ministro de Cultura César Antonio Molina, buen amigo de Ayala, destacó conmovido la grandeza del autor de El jardín de las delicias.

Subrayó que, por su vida y su obra literaria, fue un ejemplo de intelectual, no sólo español sino europeo, a la altura de Thomas Mann, Stefan Zweig o Lévi-Straus.

Era un hombre cabal, digno y honorable, relató Molina, mientras que la escritora Almudena Grandes se refería a Ayala como un escritor imprescindible y también un referente cívico y moral.

Los usurpadores y La cabeza del cordero (ambas de 1949), Muertes de perro (1958), El jardín de las delicias (1971) o Recuerdos y olvidos (1982) son algunas de sus obras, consideradas clave dentro de la literatura española contemporánea.

En los últimos años, se multiplicaron los reconocimientos en su nombre, como la recepción de la medalla de oro de la Sociedad General de Autores y la declaración de hijo predilecto por Granada, además de celebrarse en 2006 el año de su del centenario.

Doctor en Derecho por la Universidad de Madrid en 1931, trabajó para el Estado en la Segunda República y se exilió tras la Guerra Civil, viviendo primero en Buenos Aires y desde 1956 en Nueva York.

En esa última ciudad fue profesor de literatura en universidades como Princeton. Aunque desde la década de 1960 viajaba a Madrid ocasionalmente, no volvió a fijar su residencia en España hasta 1980

Fuente:PRENSA LATINA

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar