Clinton viaja a Egipto en medio de contrariedad árabe

hillary-clintonEl Cairo, 4 nov (PL) La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, llega hoy a Egipto para discutir los más recientes asuntos del conflicto en Medio Oriente, marcada por la contrariedad árabe frente a su abierto respaldo a Israel.

  Clinton viaja a El Cairo en un momento en que hace desenfrenados esfuerzos por corregir lo que algunos analistas calificaron de pifia diplomática, luego que pidió a los palestinos reanudar el diálogo con los israelíes “sin precondiciones” respecto a las colonias judías.

Además, elogió supuestas “concesiones sin precedentes” de Tel Aviv para tratar de destrabar las negociaciones con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), estancadas desde la llegada al poder del primer ministro derechista Benjamín Netanyahu, en marzo pasado.

Según la agencia oficial MENA, la jefa de la diplomática estadounidense conversará con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y con otras autoridades árabes, que enturbiaron ayer su reunión de consulta en Marruecos al mostrar disgusto por el espaldarazo a Israel.

En un intento por corregirse, Clinton señaló anoche frente a cancilleres de países árabes que Israel debía hacer mayores esfuerzos para asegurar la paz con los palestinos y aseguró que Washington continúa opuesto a la ampliación de los asentamientos judíos.

Sin embargo, matizó su comentario con la acotación de que “la postura de Israel ha progresado” y que en su plática con Netanyahu el fin de semana le indicó que los pasos positivos dados por la ANP a favor de la paz debían ser correspondidos por Tel Aviv.

Estados Unidos reconoce que los palestinos avanzaron en lo relativo a la seguridad en la Ribera Occidental y llamó a los israelíes a garantizar a éstos mayor libertad de movimiento en los territorios ocupados, apuntó la secretaria de Estado en la ciudad de Marrakesh.

Incluso, insistió en que Israel “ha hecho pocas cosas en ese sentido, pero necesita hacer mucho más”, y encomió el “liderazgo y la determinación” del presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, quien rechazó negociar sin que antes se congele la actividad de las colonias judías.

El secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, y los cancilleres de Arabia Saudita, Jordania y Marruecos valoraron las declaraciones de Clinton como una prueba de que la Casa Blanca no actúa con total imparcialidad en el conflicto cardinal de la región.

Por lo mismo, la ofensiva diplomática norteamericana incluyó llamadas telefónicas de Clinton al rey jordano Abdulah II y un encuentro personal del enviado especial para el Medio Oriente, George Mitchell, con el soberano hashemita en Ammán.

Abdulah II, quien también se reunió con el presidente Abbas y compartió el rechazo árabe a la polémica postura estadounidense, urgió a aprovechar la oportunidad disponible con el consenso internacional y la alegada voluntad mediadora de Washington.

Entretanto, la Liga Árabe adelantó que una docena de cancilleres se reunirán el 12 de noviembre en El Cairo para consensuar una respuesta a la propuesta de Estados Unidos de reanudar el diálogo de paz “sin precondiciones” en el tema de los asentamientos judíos.

Ulises Canales/PL)