Anuncian nuevo gobierno libanés ensombrecido por regateos políticos

Beirut, 10 nov (PL) Apenas 24 horas después de anunciado, el gobierno de unidad nacional del Líbano encaró hoy su primer amago de inestabilidad debido al regateo político dentro del bloque mayoritario que encabeza el primer ministro designado, Saad Hariri.

  Según el canal Al-Manar TV, el Partido Socialdemócrata Libanés (Falanges), del ex presidente Amine Gemayel, anunciará su retirada del bloque 14 de Marzo, que forma la fuerza más numerosa en el parlamento, por desacuerdo en la repartición de ministerios.

Luego de 135 días de las elecciones parlamentarias y difíciles negociaciones, Hariri armó un gabinete con las principales fuerzas del Líbano, ninguna de las cuales tendrá el polémico poder de veto.

Además de tratar de respetar la proporcionalidad en el complejo entramado político-religioso libanés, un elemento tranquilizador para todos es que el presidente, Michel Suleiman, actuará como árbitro, una demanda hecha por la oposición desde la designación de Hariri.

Sin embargo, el grupo derechista también conocido en árabe como partido Kataeb, fue integrado al ejecutivo con la cartera de Asuntos Sociales, pero Gemayel subrayó que no renunciará a su pretensión de que uno de sus hombres dirija el Ministerio de Educación.

Antiguos poderes dentro del 14 de Marzo, según reseñaron la televisión estatal y el periódico Annabar, pudieran exacerbar tensiones que eventualmente conllevarían a un rebrote de las divisiones ahora aplacadas para dar paso a la nueva administración.

El ministro de Estado, Michel Pharaon, del Movimiento Futuro que lidera Hariri, expresó “hondo resentimiento” con éste por declinar nombrarlo titular de Información, puesto que se cree mantenga Tareq Mitri, por lo que se prevé que el primero boicotee el ejecutivo.

Fuerzas Libanesas, que dirige el cristiano-maronita Samir Geagea, pidió tener dos ministros cristianos ortodoxos en el gabinete, pero la demanda tuvo impacto negativo en la cúpula política y religiosa de esa secta que no quiso limitar su representación a los partidos.

De acuerdo con Annahar, algunos líderes ortodoxos mostraron disgusto con la jefatura cristiano-maronita por arreglar sus diferencias a expensas de otros asientos no maronitas en el gobierno.

Hariri, entretanto, optó porque la representación del partido de Geagea tenga a un cristiano ortodoxo y a otro católico, y eventualmente remover a Mitri de la cartera de Información.

Aunque la ceremonia de juramentación está prevista para las próximas horas, analistas advierten que la formación del gobierno aún deberá encarar numerosos desafíos internos y externos, además de necesitar el voto de confianza del parlamento.

El gabinete respeta la fórmula de consenso de 15 ministros nombrados por la mayoría, 10 por la oposición, que encabeza el grupo chiita Hizbulah (Partido de Dios), y cinco designados por Suleiman, incluidas las carteras clave de Interior y Defensa.

PL)