Zelaya da por agotado actual proceso de diálogo en Honduras

Tegucigalpa, 23 oct (PL) La delegación del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dio por agotado hoy el diálogo al considerar que el gobierno de facto carece de voluntad política para una solución negociada al conflicto.

  La decisión fue confirmada pasada la medianoche por Mayra Mejía, ministra de Trabajo de Zelaya y una de sus tres representantes en el proceso de conversaciones iniciado el pasado día 7.

Estamos dando por agotada esta fase. Vamos a continuar con otras gestiones, dijo Mejía, al recordar que el pasado día 15 fue el plazo inicial dado por el estadista para encontrar una salida negociada a la crisis desatada por el golpe de estado del 28 de junio pasado.

Adelanto que durante este viernes se reunirán con el presidente Zelaya para definir cuál será la ruta a seguir tras el fracaso de las negociaciones.

Mejía apuntó que el proceso negociador fue iniciado desde julio pasado, cuando el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, fue promovido como mediador por Estados Unidos y presentó el plan conocido como Acuerdo de San José.

Agregó que en todo ese tiempo, el presidente de facto, Roberto Micheletti, no mostró voluntad política para restablecer el orden constitucional roto por las fuerzas armadas, sectores políticos y empresariales.

No podemos seguir dando plazos, tampoco podemos seguir en este juego, dijo.

Ante el anuncio anoche de los delegados de Micheletti de que hoy, a las 10:00 hora local (16:00 UTC) presentarán una nueva propuesta, informó que esta será recibida por los representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Precisó que para considerarla, tendría que ser una propuesta seria, que demuestre voluntad política para restablecer el orden constitucional.

Mejía aseguró tener confianza en que gracias a las gestiones de la comunidad internacional y la resistencia del pueblo, Honduras pueda volver a la institucionalidad democrática.

Señaló que de lo contrario, si este golpe militar no se revierte, será un peligroso precedente, como una espada pendiendo sobre todas las democracias de América Latina, sobre cada presidente.

Esto es un reto para la OEA, para el mundo civilizado. Si se da un golpe de estado y se blanquea con unas elecciones, no habrá presidente seguro, siempre tendrá esto como una amenaza, sostuvo.

La última propuesta anoche del equipo de Zelaya recoge “en su letra y espíritu” el punto seis del Acuerdo de San José.

Este plantea que para lograr la reconciliación y fortalecer la democracia, solicitan al congreso nacional retraer a los poderes del estado a su situación previa al golpe militar del 28 de junio.

Lo anterior implica -agrega- el retorno de José Manuel Zelaya Rosales a la Presidencia de la República hasta la conclusión del actual período gubernamental, el 27 de enero de 2010.

Las conversaciones se entramparon precisamente en ese punto clave del Acuerdo de San José, tras lograr suscribir los aspectos restantes, todos dirigidos a lograr concesiones de Zelaya.

Raimundo López/PL)