Pobreza azota a México en medio de crisis

pobresmexMéxico, 3 oct (PL) Fuentes oficiales de México destacaron que seis de cada 10 infantes mexicanos viven en la pobreza y tres de ellos en condiciones de extrema pobreza.

  Los datos fueron conocidos durante las sesiones de la II Mesa Regional sobre Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes conducidas por la presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, Margarita Zavala.

La directiva del organismo, Cecilia Larrecha, informó además que dos de cada 10 menores de entre 12 y 17 años forman parte de la población económicamente activa y cinco de cada 100 menores de 17 años se enfrentan a la paternidad o maternidad temprana.

El 63 por ciento de la población tiene menos de 18 años, situación que es envidiable para muchos países, principalmente los europeos, pero aquí representa un problema, precisó la funcionaria.

Por su parte Zavala, esposa del mandatario, Felipe Calderón, advirtió que no solo las cifras son importantes, sino los rostros y las historias humanas de los niños, niñas y adolescentes del país.

La víspera, el presidente de México señaló que las crisis de alimentos y económica mundiales dejaron en la nación en los últimos años a alrededor de seis millones de mexicanos en la pobreza.

Una subida del precio de insumos en alrededor del 20 por ciento en 2008 implicó que las familias hubieran aumentado su situación de pobreza por lo menos 10 por ciento, advirtió el gobernante, quien enfrenta una de las peores crisis de los mercados mexicanos en muchas décadas.

Datos recientes difundidos por el Banco de México pronosticaron para finales de 2009 una contracción económica por encima del siete por ciento, la peor del continente.

Asimismo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe detalló que la tasa de desempleo subió con el empeoramiento de las condiciones de 5,5 a 7,2 por ciento.

Organismos internacionales avalan que alrededor de la mitad de la población mexicana vive en la pobreza, y la tercera parte de esta en la pobreza extrema.

Gabriela Guerra Rey/PRENSA LATINA