Gobierno e indígenas de Ecuador avanzan en búsqueda de consenso

Quito, 6 oct (PL) Con firmeza pero en un marco de respeto, el Gobierno de Ecuador y las organizaciones indígenas, enfrentados desde el 29 de septiembre pasado, inician hoy una nueva etapa al acordar las bases para avanzar en la búsqueda del necesario consenso.

  Tras cuatro horas de debates, transmitidos en vivo por radio y televisión, la delegación gubernamental encabezada por el presidente Rafael Correa, el vicepresidente Lenin Moreno y varios ministros, llegó finalmente a algunos puntos comunes con los dirigentes indígenas.

Agrupados en la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), pero sin excluir representaciones de las comunidades y pueblos originarios de las distintas provincias, un centenar de delegados defendieron con fuerza sus puntos de vista.

Caracterizado por la absoluta libertad con que ambas partes expusieron sus criterios, el esperado debate tuvo momentos tensos, pero al final prevaleció el interés común.

El argumento básico de Correa es que la Revolución Ciudadana es la principal defensora de los derechos de los pueblos originarios, del respeto a su identidad, a la educación intercultural bilingüe, al beneficio de sus recursos naturales y es el único gobierno que ha trabajado por su desarrollo.

Al iniciar la reunión del Ejecutivo con la CONAIE, Correa priorizó dos puntos sobre los cuales debía girar el debate: el respeto a la Constitución y la investigación de la muerte del maestro indígena.

Finalizado este primer encuentro, esperado en el parque frente al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, por unos mil indígenas de todo el país, la secretaria de Pueblos, Doris Solís, leyó una síntesis de los acuerdos, ante el reclamo indígena, finalmente aprobado, de convertirlos en Decreto.

El primer acuerdo es utilizar la agenda presentada por la CONAIE para institucionalizar un diálogo permanente, con varias mesas de trabajo, cuya organización corresponderá a la secretaría de Pueblos por la parte del Gobierno.

Segundo, sobre la educación intercultural bilingüe, se acepta la propuesta de que las autoridades nacionales y provinciales se elijan por concurso de méritos, y se revisará por el Ejecutivo el decreto 1585 sin excluir su derogación si se entiende necesario.

Tercero, trabajar por tener una ley de aguas de consenso, sobre la base de los dos proyectos presentados por el Ejecutivo y por las organizaciones indígenas. Este debate se hará en la Comisión Legislativa, con participación de delegados indígenas.

Cuarto, recibir una propuesta de reforma de la ley minera y discutir todos estos aspectos en una comisión conjunta del Gobierno y la CONAIE.

Quinto, investigar el contenido de los mensajes emitidos por la emisora shuar para comprobar si incitaron a la violencia, o fue un error de traducción como alegan indígenas. Si se comprueba la incitación a la violencia sus responsables serán remitidos a la justicia.

Sexto, establecer como tarea urgente de la Comisión de la Verdad, una investigación plena de las causas de la muerte del maestro indígena shuar Bosco Wisuma. A esta Comisión se integrarán dos delegados del Gobierno y dos de la CONAIE.

Las puertas del diálogo están abiertas, recalcó finalmente Correa, todos queremos lo mismo, no somos enemigos sino parte del mismo proceso de lucha por los pobres, por el pueblo. No se dejen manipular, enfatizó en Mandatario ecuatoriano.

      
martes, 06 de octubre de 2009 
 
06 de octubre de 2009, 00:32Por Pedro Rioseco

Quito, 6 oct (PL) Con firmeza pero en un marco de respeto, el Gobierno de Ecuador y las organizaciones indígenas, enfrentados desde el 29 de septiembre pasado, inician hoy una nueva etapa al acordar las bases para avanzar en la búsqueda del necesario consenso.

  Tras cuatro horas de debates, transmitidos en vivo por radio y televisión, la delegación gubernamental encabezada por el presidente Rafael Correa, el vicepresidente Lenin Moreno y varios ministros, llegó finalmente a algunos puntos comunes con los dirigentes indígenas.

Agrupados en la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), pero sin excluir representaciones de las comunidades y pueblos originarios de las distintas provincias, un centenar de delegados defendieron con fuerza sus puntos de vista.

Caracterizado por la absoluta libertad con que ambas partes expusieron sus criterios, el esperado debate tuvo momentos tensos, pero al final prevaleció el interés común.

El argumento básico de Correa es que la Revolución Ciudadana es la principal defensora de los derechos de los pueblos originarios, del respeto a su identidad, a la educación intercultural bilingüe, al beneficio de sus recursos naturales y es el único gobierno que ha trabajado por su desarrollo.

Al iniciar la reunión del Ejecutivo con la CONAIE, Correa priorizó dos puntos sobre los cuales debía girar el debate: el respeto a la Constitución y la investigación de la muerte del maestro indígena.

Finalizado este primer encuentro, esperado en el parque frente al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, por unos mil indígenas de todo el país, la secretaria de Pueblos, Doris Solís, leyó una síntesis de los acuerdos, ante el reclamo indígena, finalmente aprobado, de convertirlos en Decreto.

El primer acuerdo es utilizar la agenda presentada por la CONAIE para institucionalizar un diálogo permanente, con varias mesas de trabajo, cuya organización corresponderá a la secretaría de Pueblos por la parte del Gobierno.

Segundo, sobre la educación intercultural bilingüe, se acepta la propuesta de que las autoridades nacionales y provinciales se elijan por concurso de méritos, y se revisará por el Ejecutivo el decreto 1585 sin excluir su derogación si se entiende necesario.

Tercero, trabajar por tener una ley de aguas de consenso, sobre la base de los dos proyectos presentados por el Ejecutivo y por las organizaciones indígenas. Este debate se hará en la Comisión Legislativa, con participación de delegados indígenas.

Cuarto, recibir una propuesta de reforma de la ley minera y discutir todos estos aspectos en una comisión conjunta del Gobierno y la CONAIE.

Quinto, investigar el contenido de los mensajes emitidos por la emisora shuar para comprobar si incitaron a la violencia, o fue un error de traducción como alegan indígenas. Si se comprueba la incitación a la violencia sus responsables serán remitidos a la justicia.

Sexto, establecer como tarea urgente de la Comisión de la Verdad, una investigación plena de las causas de la muerte del maestro indígena shuar Bosco Wisuma. A esta Comisión se integrarán dos delegados del Gobierno y dos de la CONAIE.

Las puertas del diálogo están abiertas, recalcó finalmente Correa, todos queremos lo mismo, no somos enemigos sino parte del mismo proceso de lucha por los pobres, por el pueblo. No se dejen manipular, enfatizó en Mandatario ecuatoriano.

Pedro Rioseco/PRENSA LATINA