Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Francia recupera la Opera Royal de Versailles

GARDIN DE VERSAILLES

GARDIN DE VERSAILLES

París, 22 oct (PL) Desde el palco privado donde Luis XV se acompañaba por distintas mujeres en cada espectáculo, se tiene la mejor panorámica del teatro de la Opera Royal de Versailles, una joya recién restaurada en Francia.
Fue el sueño que nunca pudo realizar su antecesor Luis XIV en aquel remoto coto de caza, ubicado a una veintena de kilómetros de París, que luego se convirtió en el notable Palacio de Versailles hasta la llegada de la Revolución francesa.
Una visita guiada para corresponsales extranjeros permitió hoy conocer los toques finales a una obra monumental de restauración y reconstrucción que supuso una inversión de 13,5 millones de euros y más de dos años de minuciosas labores.
La sala de 340 metros cuadrados y aforo para 600 u 800 personas fue inaugurada el 16 de mayo de 1770 con la boda de María Antonieta con el delfín, el futuro Luis XVI, cuando ninguno de los dos imaginaba su destino hacia la guillotina.
Pero el proyecto nació en 1682 cuando El Rey Sol (Luis XIV) solicitó a Jules Hardouin-Mansart y Carlo Vigarani levantar una gran Sala de Bailes para la realeza, que nunca pudo concretarse hasta la mitad de la centuria siguiente.
De hecho la verdadera vida de la música y el teatro llega apenas ahora, desde la reapertura de la instalación a fines de septiembre último y con una programación de alto vuelo que abarca presentaciones excepcionales en el 2010.
“Cada detalle requiere el tiempo justo. No hay prisa. Empleados a 40 personas para la seguridad, porque es una obra concebida en madera y en el llamado falso mármol, muy volátil y complicada de mantener”, afirmó Laurent Brunner, director del teatro.
La arquitectura de la Opera Royal de Versailles estuvo a cargo de Ange-Jacques Gabriel, mientras la decoración interior fue de Augustin Pajou.
“Se colocaron casi 150 kilómetros de cableado eléctrico, porque el uso de velas no es nada conveniente. Para simular el mismo ambiente, hay 750 bombillas susceptibles a graduación según la intensidad deseada, al estilo antiguo”, indicó Brunner.
Luis XV, propenso a las noches licenciosas y mucho menos interesado en las artes que su antecesor, demoró más de lo previsto en impulsar la obra hasta que finalmente aceptó la edificación del Gran Teatro en el ala norte del Palacio.
“Hemos recuperado un valor patrimonial extraordinario y Versailles añade a la Opera Royal a sus atracciones”, destacó Brunner.
Como detalle y de forma paralela, se presenta en los suntuosos espacios del Castillo la exposición “Luis XIV, el hombre y el Rey Sol”.

Fausto Triana/PL)

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar