Escepticismo marca recta final hacia acuerdo contra cambio climático

Alexander Rodin (TACHELES)
Alexander Rodin (TACHELES)

Naciones Unidas, 4 oct (PL) Con una buena cuota de escepticismo, Naciones Unidas intensifica hoy sus gestiones para conseguir avances en las negociaciones previas de la conferencia de diciembre en Copenhague sobre cambio climático.

  En la recta final de la carrera por un nuevo acuerdo contra el calentamiento global, las declaraciones de altos funcionarios de la ONU insisten en el poco progreso alcanzado hasta ahora en la concertación de compromisos concretos para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una de las metas propuestas para suscribir en la capital danesa es que la temperatura del planeta no aumente en más de dos grados centígrados en la próxima década.

Los estimados actuales indican que, en la presente situación, ese incremento será de casi tres grados hasta finales del presente siglo, aún en el caso que los mayores emisores de gases logren frenar sus expulsiones hacia la atmósfera.

En una cumbre celebrada hace dos semanas en la ONU, los 42 miembros de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS), exigieron situar por debajo de 1,5 grados centígrados el nivel que debe ser establecido en el foro de Copenhague.

La agrupación consideró que el cambio climático es la más seria amenaza para la supervivencia y viabilidad de ese conjunto de Estados y criticó la lentitud y falta de resolución existente en las negociaciones internacionales sobre la materia.

Un día después de ese encuentro, la ONU realizó una cumbre mundial sobre el cambio climático cuyo resultado fue un sumario presentado por el secretario general de la organización, Ban Ki-Moon, quien no habló de acuerdos, sino de convergencias registradas en la cita presidencial.

Una de ellas trata sobre la intención de reducir para el año 2050 las emisiones de gases al menos en un 50 por ciento por debajo de los niveles registrados en 1990, propósito considerado como un imperativo científico.

En el tramo de carrera que resta para llegar a la reunión de Copenhague quedan solo dos oportunidades para progresar en las negociaciones: una llamada minicumbre que concluye en Tailandia el próximo día 9 y un encuentro sobre el tema convocado para Barcelona del 2 al 6 de noviembre.

El asunto del calentamiento global encendió nuevas luces de alarma con la divulgación de un informe de expertos de la ONU, según el cual el incremento de la emisión de gases contaminantes en las últimas décadas ya provocó un aumento de la temperatura del planeta en 0.8 grados centígrados.

El estudio, elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, advierte que el crecimiento de las emisiones puede derivar en una subida de otros 0,6 grados a finales de la actual centuria.

En su carrera por lograr un acuerdo que sustituya al protocolo de Kyoto que vence en 2012, Ban Ki-moon, clamó por avanzar en las conversaciones previas para “decidir qué se debe hacer para nuestro futuro”.

Durante una visita a la capital danesa, el máximo responsable de la ONU advirtió que “aún queda mucho por hacer y no queda mucho tiempo” y llamó a los gobiernos a anteponer los desafíos globales a los internos.

Nuestra responsabilidad a nivel de liderazgo es hacer que esta negociación avance para que podamos sellar un acuerdo con Copenhague se trata de un imperativo político y moral, insistió.

Victor M. Carriba/PRENSA LATINA