Colom concluye Gobernando con la Gente con guatemaltecos de Jutiapa

Guatemala
Guatemala

Guatemala, 24 oct (PL) El habitual diálogo con representantes de todos los sectores sociales y población en general cerrará hoy el programa Gobernando con la Gente en el suroriental departamento guatemalteco de Jutiapa.

  Será una reunión abierta con jutiapanecos de los diversos estratos de la sociedad, en el cual el presidente Alvaro Colom y miembros de su equipo de gobierno escucharán iniciativas y demandas para adoptar compromisos encaminados a dar soluciones.

Esta edición del programa comenzó la víspera con el segmento dedicado a los jóvenes, quienes propusieron al mandatario tomarlos en cuenta como parte del cambio en su territorio, encuentro elogiado por Colom por lo que llamó gran sinceridad en los planteamientos.

Posteriormente, se efectuó el llamado Gabinete de Seguridad, con la participación de la gobernación y los alcaldes municipales, quienes solicitaron priorizar ese tema y expusieron las principales necesidades para ello.

Estas incluyen un canal directo de comunicación entre las autoridades departamentales y municipales con el ministerio de Gobernación para tratar asuntos de esa índole, así como reforzar los patrullajes combinados del ejército y la policía.

Al intervenir en la reunión, el titular de Gobernación (Interior), Raúl Velásquez, informó, entre otras cosas a nivel del país, la intención de aplicar próximamente un programa de denuncias en caso de desatención policial.

Según el jefe de Estado, Jutiapa es uno de los departamentos donde fue reducido el índice de criminalidad durante los 21 meses de su mandato, en este caso en 17 por ciento.

Al respecto, el ministro de la Defensa, Abraham Valenzuela, explicó que la presencia de efectivos castrenses contribuyó en gran medida a esa disminución de las estadísticas delincuenciales.

Colom reiteró que sólo con un diálogo permanente y un país más equitativo se podrá combatir la inseguridad.

Opinó que el abandono al sistema de seguridad en anteriores años, la disminución del ejército más allá de lo recomendado por los Acuerdos de Paz (1996) y el rompimiento de la ley interna de la Policía Nacional Civil propició un denominado Estado de violencia.

Julio Fumero/PL)