Marchan en Bolivia contra el narcotráfico

 foto  de BoliviaBolivia, 25 sep (PL) Integrantes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) encabezan hoy aquí una marcha contra ese flagelo, como parte de la política gubernamental para frenar la venta y consumo de drogas.

  En la protesta, a la cual se sumarán en días posteriores las ciudades de La Paz, El Alto y Trinidad (Beni), también participan alumnos de colegios públicos y privados, según informó el director de la FELCN, coronel Oscar Nina.

La autoridad precisó que las jornadas de enfrentamiento al narcotráfico incluyen talleres de capacitación dirigidos a estudiantes, padres de familia y docentes de unidades educativas.

En coordinación con el Ministerio de Gobierno, la entidad castrense convocó a 100 mil jóvenes de 250 establecimientos educativos a manifestarse contra el tráfico y consumo de estupefacientes.

La movilización contra las drogas cuenta además el auspicio del viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas, de la Jefatura Nacional de Prevención Holística.

Recientemente, Nina subrayó que se precisan cambios en las normas legales bolivianas para frenar el microtráfico en las ciudades.

En primer lugar, dijo la autoridad, es necesario delimitar sanciones en el manejo de pequeñas cantidades de estupefacientes porque así se lograría que los comerciantes al menudeo puedan ser aprehendidos, sometidos a un juicio y recluidos.

También afirmó que se requiere una definición más clara en el uso de las medidas cautelares en el caso del Código de Procedimiento Penal, porque los jueces realizan actualmente un uso demasiado discrecional del recurso y se deja libre a los narcotraficantes.

Nina precisó que esas modificaciones dejarían de considerar al microtráfico como un delito de bagatela o de escasa relevancia, pese a los efectos de esa actividad en la sociedad.

También permitirán que se someta a los comerciantes a penas de privación de libertad más extensas y así evitar su circulación en las calles, plazas, escuelas y locales, afirmó el jefe policial.

Pablo Osoria Ramírez/PRENSA  LATINA