Museo de Historia abre exposición sobre el Muro

En el marco del 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín, el Museo de Historia Alemán de la capital ha organizado una exposición con alrededor de 250 fotografías que muestran los momentos clave de la caída del Muro de Berlín, de la República Democrática Alemana (RDA) y el camino hacia la reunificación nacional. Bajo el título “El año 1989. Imágenes de una transición”, la exposición se desarrolla en cuatro partes que muestran el panorama de los años 1989 a 1990: “Tiempos de la Cortina de Hierro”, de “La Revolución Pacífica a la Unidad”, “Política Internacional” y “El Oeste mira al Este”.

 

Hasta finales de agosto, los visitantes que acudan al museo podrán obtener una visión sobre la política interna de la época, sobre los intentos de los berlineses de salir de la RDA y sobre las manifestaciones que tuvieron lugar esos años.

 

La primera sección de la exposición muestra los “Tiempos de la Cortina de Hierro” de la RDA. En la década de los 80, cada año se volvía más precaria la situación económica y de abastecimiento de la parte oriental.

Los edificios antiguos de viviendas estaban en decadencia y eran simplemente abandonados por los enormes multifamiliares de nueva construcción en la periferia de la ciudad, la rígida economía centralmente planificada era cada vez mas ineficiente y el Estado no aplicaba reformas.

 

Las inversiones en economía, medio ambiente e infraestructuras pasaron a ser inexistentes.

 

Los germanorientales empezaron a resignarse con el paso de los años, sin embargo, los jóvenes se negaron a formar parte del sistema creado por el Partido Socialista Unificado de Alemania (Sozialistische Einheitspartei Deutschlands, SED), que encabezaba Erich Honecker, en su calidad de secretario general del Comité Central del SED y Presidente del Consejo de Estado de la RDA, y que duró de 1976 y 1989.

 

El SED, producto de la unificación del Partido Comunista de Alemania (KPD) y el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), en la zona oriental controlada por la URSS, llegó a contar con 2.8 millones de militantes.

Fotógrafos de la RDA que pertenecían a círculos más intelectuales tuvieron que trabajar entre la discrepancia de hacer propaganda o mostrar la realidad.

La mayoría de ellos se decantó por fotografiar la realidad social a través de fachadas derruidas, ciudades inhóspitas y rígidos rituales de la dictadura.

Esos contrastes fotográficos se muestran en la exposición.

 

EL FINANCIERO EN LÍNEA / NOTIMEX/TPC