El esplendor de la miseria

Marla DangoMarla Dango 2EL ESPLENDOR DE LA MISERIA, es una emocionante novela que discurre a lo largo del Siglo XVI de la mano de un personaje -Don Alvaro-, el cual asciende a la nobleza desde las capas sociales más humildes, merced a su valor en la Conquista.

A su través, se realiza un viaje por las luces y sombras de la época: el Imperio y sus miserias, la Conquista y sus tinieblas, la cultura y la ignorancia, el amor y el desamor, la fe y el cisma, y, por supuesto, las luchas intestinas, raíz medular de lo que hoy es España.

Don Álvaro, el personaje central de la narración, es adquirido por una marquesa cuando corren los años de gobierno del cardenal Cisneros, y educado por dos tutores, ambos cristianos nuevos, los cuales hunden sus raíces culturales así en lo morisco y lo judaico. Esta formación, añadida a su sentir cristiano, dará origen a un hombre abierto a las distintas fes y a las diferentes culturas que conocerá allende la Mar Océana, alambicándose en él un alma con tantos destellos como el más puro diamante. Pero ni el poder, la fortuna ó la ciencia adquiridos a lo largo de su vida, lograrán quebrantar su fe en la naturaleza humana, esmerándose en establecer sobre la Tierra una Patria del Hombre donde las criaturas de cualquier dios puedan vivir en justicia y paz. En su establecimiento se afana, adquiriendo tantos conocimientos le es posible, tanto dimanados de su propia experiencia como obtenidos por el estudio de los saberes ajenos, los cuales resume y amalgama en el Summa Concíbitum, su obra maestra, elaborada a lo largo de casi cien años de existencia y dos mundos bien antagonistas. Será precisamente este sueño y esta grandeza de espíritu la que le enfrentará a Felipe II, a la sazón el Emperador más grande de su tiempo, y quien le forzará a la apuesta más descabellada imaginable, el alma, si es que no logra definir la ubicación exacta de esa Patria del Hombre. Para evitar que lo logre, el Emperador le zancadillea sin piedad, haciéndole crecer sobre los demás y arrebatándole con sañuda crueldad cuanto pudiera amar; pero Don Álvaro no ama como los demás mortales, ni su alma es la común de las almas, ni aún su relación con Dios o los dioses sigue los criterios al uso de cada Fe, sino que los fríos y fuegos de su vida han conformado un metal más rico que el oro y más resistente que el acero, y Dios o los dioses, el amor y la ternura, le darán la templanza de la sabiduría, llegando a atisbar dónde se halla, en qué lugar exacto, la tan ansiada Patria del Hombre, y legándonosla para que nos maravillemos de su esplendor y su grandeza.

EL ESPLENDOR DE LA MISERIA es, sobre todo, una narración de amor sobre el odio, de paz sobre la guerra y de esplendor sobre la miseria. Ni siquiera la Conquista, el resentimiento del Rey, la Inquisición ó las Guerras de las Alpujarras lograrán hacer tambalearse al espíritu de don Álvaro. Si el odio le cerca, en su corazón está el amor a sus tutores, a su esposa e hija, a sus camaradas… y a Dios. Un Dios como las razas y los hombres, cuya amplitud no se mide en cruces ni en rezos…, a no ser que éstos sean los de la criatura que se indaga con valentía, buscándose… ó buscándole.

www.angelruizcediel.es

Angel fotoNacido en Madrid en 1955, ha publicado hasta la fecha 13 novelas, habiendo sido finalista, entre otros, el Premio La Rama Dorada 1986, Azorín 1987, Planeta 1999, Fernando Lara 2002, Ateneo de Sevilla 2002 y Paneta 2008