Documental revive enigma del desierto

La noticia aún sigue fresca. En enero de 1999 se publicó el escalofriante hallazgo de un esqueleto encontrado en el desierto a 17 kilómetros de la estación de trenes Los Vientos (II Región).

Lo que guardó la pampa por 42 años correspondía a los huesos, con sus documentos y varios enseres personales, de Julio Riquelme Ramírez, chillanejo, quien había subido al Longitudinal Norte en La Calera en 1956 rumbo a Iquique para asistir al bautizo de un nieto. Nunca llegó, y ni su familia ni nadie supo lo que había sucedido con él. Simplemente desapareció, sin dejar rastro.

Un apasionante enigma que da forma a “El Caso Riquelme”, documental dirigido por Samuel León y producido por Federico Botto, y que se estrenará mañana, en el marco del Festival de Cine del Norte, en Antofagasta.

“En 1999, el director viajó al norte con el periodista Francisco Mouat, en ese momento editor de la Revista Domingo, a investigar este caso. Pero después cada uno siguió su propio camino. Nosotros trabajamos en esta película, y él publicó un libro; se dieron dos mundos paralelos. En nuestro documental no afirmamos a ciencia cierta que él fue un ‘empampado’. Nuestra propuesta tiene tintes más policiales”, cuenta Botto, y sigue separando aguas: “El documental, a diferencia de otros procesos artísticos que han nacido en torno a esta historia, quiere ser la investigación más completa del caso. Encontramos a las voces más nuevas para esclarecer este enigma; entre ellos, un testigo presencial”.

En todo caso, el del periodista Francisco Mouat (autor de “El empampado Riquelme”) fue pionero y punto de partida de este filme; de hecho, muchas de las imágenes que encontró el autor en su investigación (como la cédula de identidad que aparece en la edición de bolsillo) son recogidas en el documental.

Y el tema sigue vivo. Alberto Fuguet anuncia una novela gráfica para el 2010 sobre “Perdido”, el truncado filme inspirado en el libro de Mouat.
Fuente: Maureen Lennon Zaninovic / DIARIO EL MERCURIO