Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Cuatro poemas inéditos de Carlos Barbarito (Argentina)

I
¿DÓNDE COMIENZA EL MUNDO? EN…

¿Dónde comienza el mundo? En
el suave despertar al alba.
En cualquier nombre oído detrás de la ventana.
En los ruidos de los que arman puestos
y ofrecen pescados, frutas, licores.
¿Dónde concluye? En
el brusco despertar a medianoche.
En el instante en que el último nombre
deja de tener algún significado, cierta resonancia.
En el silencio, feria sumergida.

II
TAL VEZ EN LA CHISPA, EN EL FUGAZ RESPLANDOR…

Tal vez en la chispa, en el fugaz resplandor,
en la ola que llega o en la que se retira,
en la conjetura, en la perplejidad,
en el adiós desde el anden,
en un papel plegado, en un vidrio húmedo,
en una mujer que cruza la calle
como si cruzara un prado cubierto de flores,
en la palabra extranjero, en el polvo
que se acumula sobre los muebles,
en algún pasillo, en Tiziano o Van Eyck,
en la sábana nupcial, en una camisa,
a ras de tierra, bajo el agua clara u oscura,
por droga o placebo, al cabo de horas
o años o seis respiraciones de caballo o virgen,
quizás por depuración, por saturación,
por acumulación de cenizas,
por la marca de un cuchillo en la madera,
por ebriedad, por apetito, por fracaso,
tal vez el viento, el mismo y eterno viento,
más allá de la ventana,
las mismas y eternas hierbas que se agitan…

III
TODO COMIENZA CUANDO NO HAY PERDÓN…

Todo comienza cuando no hay perdón,
ni salida hacia una claridad
al final del pasillo, con una mano débil
que apenas puede aferrarse al pasamanos,
cuando es tarde y nadie riega
el jardín olvidado por la lluvia,
las palabras arden sin humo
en los invernaderos vacíos,
todo se desata cuando el porvenir
se disipa, el presente se disipa,
las caras, aún las más amadas, se esfuman,
la exploración acaba en el desierto,
todo se inicia cuando no queda follaje,
ni vuelo de ave, ni panes,
en el más crudo invierno,
en la más cerrada castidad,
en las ruedas hundidas en el barro,
en el desmayo de la invención,
en el fracaso del cálculo,
en la ceguera, en el exilio,
cuando sólo nos miran los animales, las estrellas.

IV
OÍDOS, NARIZ, OJOS: TIENE QUE HABER OTRA COSA…
(A Rubén Grau)

Oídos, nariz, ojos: tiene que haber otra cosa.
Otro modo de saber qué nos mata
o nos salva, cuál es el destino real del largo viaje
en el que estamos desde siempre embarcados
y que apenas si alcanzamos a entrever
en los ojos de los otros,
en el vuelo de los pájaros de rama en rama.
Tiene que haber una manera diversa,
un instrumento más allá de la brújula,
el compás, el cronómetro;
de la tierra lodosa, por fin, a tierra firme,
del mero número al color y sabor del número,
de la sangre en la tierra a la sangre,
para siempre, purificada por la luz, el agua.

Carlos Barbarito, nació en Pergamino, Argentina, el 6 de febrero de 1955. Su obra literaria comprende libros de poesía y de crítica de artes plásticas.
Web Site: http://carlosbarbarito.lalupe.com/
Web Site: http://carlosbarbarito.lalupe.com/
Fuente: Cortesía de Carlos Barbarito

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar