¿En qué Hondura caímos?

SI QUEREMOS ACABAR CON LA POBREZA, DÉMOSLE PODER AL PUEBLO… (Chávez F. Hugo R.)
Esté nuevo siglo XXI no ha terminado de cumplir su primera década cuando ya en nuestra región hemos vivido tres y medio golpes de estado. En el 2002, con un gran acto comunicacional, derrocaron por un par de días a Hugo Chávez en Venezuela. En Haití, en el 2004, donde el ejercito yankee sacó a la fuerza al presidente Jean Bertrand Aristide llevándolo a Sudáfrica. A mediados del 2008 cuando a la hija predilecta del Libertador, la hermosa Bolivia, quisieron cercenarla con una jugada política llamada Media Luna, algo que, gracias al pueblo y a la providencia no concretaron (éste fue el medio golpe). Y ahora en Honduras…

Los problemas en Honduras son de vieja data, como en casi todos los países de Centroamérica. Zelaya, presidente de Honduras desde el 2006, dio un giro en la política tradicional de ese país cuando a mitad de su mandato anunció que su gobierno sería de tendencia socialista. Sus acercamientos diplomáticos a Venezuela, sus negociaciones con PETROCARIBE, su programa de protección de los bosques, y su adhesión en septiembre del 2008 al ALBA, confirmaban el mencionado anuncio. Las sempiternas oligarquías locales y los medios de comunicación de siempre temblaron y reclamaron por tan drástico cambio, ajeno a sus intereses. Cuando un decreto presidencial informó el aumento del sueldo mínimo en todas las áreas productivas, seguido tiempo después del llamado a una encuesta NO vinculante para preguntarle al pueblo de ese país si quería una nueva constitución (obviamente con el llamado a una asamblea constituyente), la crisis terminó por estallar: la madrugada del 28 de junio Zelaya fue secuestrado por un grupo de militares y expulsado hacia Costa Rica. Llegó el golpe de estado.

Después de agotarse el ridículo argumento de la renuncia del presidente, el gobierno de facto alega que el golpe de estado fue producto del empeño del primer mandatario en realizar una encuesta ilegal. El resultado de esa encuesta iba a ser pasado al congreso hondureño para ver la viabilidad a la petición. Argumentos van y vienen, y mientras el presidente Zelaya anuncia el regreso a su país (regreso que podría ocurrir en cualquier momento) los golpistas contestan con una orden de captura contra él.

Mal promedio para nuestro continente: menos de una década, y tres golpes y medio de estado. Parece que la época de los gorilas aun no termina, y que los explotadores de siempre se niegan a dejar sus privilegios, tan siquiera a bajarlos. A pesar de eso, el pueblo hondureño todavía sueña. La tierra de Morazán, del cacique Lempira, de Cabañas, siempre ha sido rica en valor y amor a la patria, y aunque estas horas parezcan oscuras, la luz de sus sueños ilumina sus esperanzas de futuro mejor.
Ángel Ernesto Siso Varicela: Del centro de Venezuela de nacimiento, merideño por adopción, Ángel es estudiante de Cs. Políticas ULA. Siempre consecuente con las luchas estudiantiles y sociales (que son las mismas) fue asambleísta electo de Escuela (Cs. políticas ULA) y actualmente Vocero de Batallón Allende (PSUV) y Delegado adjunto de Circunscripción Socialista (PSUV). También se desempeña como Coordinador General de Say-Say21 (movimiento estudiantil revolucionario)
Fuente: Ángel Siso / angelsiso3@hotmail.com